Así se ha pronunciado Moll en declaraciones a la prensa, donde ha remarcado que el Ayuntamiento de Palma "reitera su voluntad de avanzar en un modelo turístico sostenible y que cree ocupación de

calidad".

En este sentido, ha considerado que puede haber manifestaciones si éstas "no afectan a la seguridad o a los servicios de los ciudadanos".

"Nuestro modelo es este y todo el mundo tiene derecho a manifestarse, estamos avanzando en un modelo sostenible y contrarrestando los perjuicios que pueda tener la masificación turística", ha declarado antes de indicar que desconoce si esta pancarta se retirará ya que no sabe "si hay peticiones" para que se quite al no representar un "perjuicio directo sobre el patrimonio".