"La recuperación económica sólo se traduce en más precariedad porque el crecimiento del empleo en Cantabria responde exclusivamente a más asalariados con contrato temporal (un 60% de los 2.400 más registrados en el trimestre), más ocupados con jornada parcial (el 70% de los nuevos ocupados) y al empleo no asalariado o autónomo (1.900 nuevos en el trimestre)", ha detallado.

En un comunicado, Ibáñez ha denunciado que "con esta precariedad laboral incesante" no es extraño que en el segundo trimestre se registre un 24,5% de empleos temporales (48.700 de 198.700 asalariados), el porcentaje más alto desde el mismo período de 2008 (fue de 27,08%); o que Cantabria rebase el 16% de empleos a jornada parcial en Cantabria (38.600 de 239.900), lo que no sucedía desde que en 2002 se facilitan estadísticas de este concepto por comunidades autónomas.

Además, Cantabria sigue teniendo una de las tasas de actividad más bajas del país y una "pérdida incesante" de activos jóvenes de menos de 45 años (hay 4.300 menos que hace un año y 8.100 más de 45 o más años), lo que reafirma que el mercado de trabajo regional "no termina de repuntar porque muchas personas no buscan quedarse en él y prefieren otros lugares".

Y dentro de esa baja tasa de actividad en Cantabria, la de los hombres (60,7%) supera en más de 10 puntos a la de las mujeres (49,9%), lo que "confirma el problema es grave para todos pero especialmente para las mujeres", ha subrayado.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.