Los siete samuráis
Fotograma de la película 'Los siete samuráis'. ARCHIVO

El guionista Shinobu Hashimoto, conocido por sus colaboraciones con el director Akira Kurosawa en Los siete samuráis o Trono de sangre y por ser adalid del género chanbara (cine de samuráis), ha fallecido este jueves a los 100 años de edad.

Hashimoto nació en la prefectura de Hyogo en abril de 1818, pero no fue hasta 1950 cuando escribió la que sería su primera película, León de Oro en la Mostra de Venecia y el comienzo de su idilio cinematográfico con el afamado director nipón: Rashomon, donde la misma historia sobre un crimen se cuenta desde tres puntos de vista distintos.

En esta película también trabajaría con los actores a los que dio sus mejores papeles: Toshiro Mifune y Takashi Shimura. Precisamente este último protagonizó su siguiente cinta con Kurosawa, Vivir, en 1952.

Tras tabajar con Ishiro Honda en Taiheiyô no washi, volvió a colaborar en 1954 con Kurosawa, Mifune y Shimura en la película por la que siempre sería recordado, Los siete samuráis.

Su trama, en la que un pueblo, harto de ser acosado por bandidos, decide recurrir a la ayuda de un grupo de guerreros para que los libren de sus enemigos, ha sido objeto de múltiples remakes, como el wéstern Los siete magníficos, con Yul Brynner y Steve McQueen, o la cinta de animación de Pixar Bichos.

Hashimoto trabajaría en más ocasiones con Kurosawa, como adaptando el Macbeth de Shakespeare en Trono de sangre o escribiendo el guion de La fortaleza escondida, la película que, según George Lucas, más influencia tuvo en Star Wars.

Otras de sus películas más concoidas fueron Rebelión, de Masaki Kobayashi, en 1967 y de nuevo protagonizada por Toshiro Mifune; dos años después, Hitokiri, de Hideo Gosha; o El castillo de arena, en 1974, dirigida por Yoshitarô Nomura.