José del Tomate
José del Tomate ADRIÁ CAÑAMERA

José del Tomate, hijo de El Tomatito y biznieto de Miguel Fernández Cortés El Tomate, está a punto de presentar el disco Plaza Vieja (Universal) en el Teatro Real. Será el 30 de julio.

A una guitarra pegado, que le regaló su padre, desde los tres años, a los once sabía que quería ser guitarrista. Y desde entonces no ha parado. Este guitarrista, al que algunos lo sitúan ya en las cotas más altas del flamenco, adora a su padre, su maestro.

¿Cómo está de orgulloso?
Mucho, estoy muy contento de cómo ha quedado el disco y de cómo lo está aceptando la gente. Y de la presentación el 30 en el Teatro Real.

Vaya escenario, el más alto...
Sí, estoy muy nervioso, pero intentaré hacerlo lo mejor posible. Usaré los nervios a favor, a ver si me sale. Daré lo mejor de mí y espero que les guste.

¿Se lo va a dedicar a alguien?
Pues como es el primero, mejor no, por si sale mal...

Ser hijo de ¿peso o ayuda?
Las dos cosas a la vez.

¿De qué canción está más orgulloso?
La que le dedico a mi padre, a Camarón... Todas.

Si pudiera cambiar el Teatro Real por un escenario más pequeño, ¿lo haría?
Lo cambiaría por casa.

¿El flamenco sigue estando lejos de la gente joven?
Es cuestión de gustos. Y el flamenco o te atrapa o no, y no hay manera de convencerlos si no es de su agrado.

¿Una canción para los jóvenes?
La joya, que es  una soléa, algo que ya casi nadie hace, porque es como antiguo.

¿Qué quiere transmitir?
Emociones, porque si no se siente, algo falla. La música en general debe hacerlo.

¿Le molesta que haya poco espacio para el flamenco en televisión?
No me molesta. El flamenco es de un público selecto y minoritario. Y está llegando muy lejos.

¿Está de acuerdo en que las mujeres gitanas fueron las primeras feministas?
Hay que llegar a un término medio.

¿Una canción para las mujeres?
De ti me enamoré, una balada que es para todas ellas. Y es un homenaje a Manzanita.