Mak Erot es una mítica curandera indonesia con poderes sobrenaturales que puede alargar los penes y reside en la isla de Java.

Viajan de toda Asia en busca de "un sexo más largo o un glande más grueso"

No se sabe qué edad tiene; se ignora, incluso, si está viva o muerta. Lo que sí está claro es que su influencia sigue patente en la isla: imitadores, discípulos y pseudoexpertos de esta reina de la magia negra siguen con su legado.

En su casa, tres falos de madera que reposan en un tapiz de oración sirven como modelo de medidas para el visitante. El joven que los recibe presume de ser nieto de la curandera y de haber heredado sus facultades.

Destaca que a su casa llegan visitas de toda Asia en busca de "remedios contra la impotencia o la eyaculación precoz" pidiendo "un sexo más largo o un glande más grueso".

Un tratamiento complicado

Conseguirlo no es fácil. El cliente tendrá que comer y beber tres bayas amargas enteras (corteza incluida) y un tubo de bambú con arroz pegajoso mojado en leche de coco. Es, según el nieto, la única forma de evitar un terrible dolor genital.

Llegado a este punto, sólo resta aplicarse a diario un aceite especial antes de acostarse y no probar, ni por asomo, los plátanos verdes o el licor de corteza de limón. Siempre y cuando se haya pagado el tratamiento, claro, cuyo coste va de los 70 a los 100 dólares, toda una fortuna en Indonesia.