Rosanna Zanetti, en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid
Rosanna Zanetti desfila para Andres Sarda en la 68 edición de la pasarela Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. EFE/Chema Moya

Rosanna Zanetti está viviendo una de las etapas “más dulces” de su vida. La venezolana, que aún sigue “procesando” su reciente boda con el cantante David Bisbal, ha desfilado para la firma de lencería Andres Sarda. Uno de los múltiples proyectos que estrecharán su relación con la moda.

“Llevo unos tres o cuatros años sin desfilar, y hacerlo aquí con todas estas chicas que caminan en un montón de shows cada día, impone mucho”, explicaba la modelo en el backstage de la firma de lencería, liderada por Nuria Sardá, que ha querido contar con ella para inaugurar y clausurar su propuesta.

Rosanna Zanetti lo ha hecho con dos estilismos, ese primer traje de heroína y otro de presidiaria para cerrar el show. Un look a rayas negras y blancas protagonizado por un impresionante abrigo oversized a juego con medias hasta el muslo, corsé y un pequeño sombrero, combinados con un lujoso sujetador negro cubierto de brillos.

Algunos detalles de su boda

Zanetti ya se anima a contar algunos de los detalles con su boda con David Bisbal, en la que vistió dos estilismos: un vestido de Juana Martín, “más clásico”, que lució a lo largo del día del enlace “para estar más cómoda”, y el modelo nupcial, de Pronovias, diseñado por Hervé Moreau. “Tenía muy clara la idea desde el principio, pero también me gusta dejarme asesorar”, cuenta la modelo sobre su vestido de novia, fruto de “meses de reuniones y pruebas”.

El desfile para Andres Sarda parece ser el principio de una estrecha relación entre Zanetti y la moda. Y es que, a lo largo de este año, a la modelo le aguardan muchos proyectos “profesionales”, “personales” y “empresariales” que reforzarán más aún su vinculación con el sector. Una relación que nació de su carrera como modelo para la prestigiosa agencia Traffic.

El primero de estos nuevos planes la llevará, por primera vez, a la pequeña pantalla española. Tras el verano, se estrenará con una producción en la que ejercerá de presentadora y que, según cuenta, tiene “mucho que ver con la moda”. “Nunca había presentado ningún programa, así que estoy aprendiendo, pero lo disfruto mucho”, asegura Zanetti.

No será su única ocupación en los meses venideros. También mantendrá su vinculación con firmas de moda y complementos para las que ha trabajado en territorio nacional, y comenzará un “proyecto empresarial” que, por el momento, también se guarda para sí misma. Eso sí, involucra diseño y moda.

Agradecida con su situación personal y profesional, Rosanna se enfrenta ahora a una época llena de nuevos proyectos en solitario y también en pareja. El primero: acostumbrarse a aquello de “marido y mujer”.