ALCÁZAR
Detalle del techo de un salón del Alcázar VICKI HIDALGO

El Real Alcázar ha recuperado parte de la herencia que dejaron los Reyes Católicos en el palacio. El alfarje (techo) de la Sala de los Pasos Perdidos, antesala de la Alcoba Real del palacio de Pedro I, ha recuperado su policromía original.

Después de seis meses, los restauradores han recuperado los escudos de Isabel y Fernando, sus lemas (el yugo o el Tanto monta... ) y otros elementos heráldicos que ya ni se apreciaban.

En este tiempo el alfarje se ha desmontado (está formado por cuatro partes de 11 tablas cada una) y limpiado. También se han retirado diversos escombros (de obras llevadas a cabo en estos más de 500 años de existencia) que lo habían deformado.

Pinturas perfiladas

El alfarje sufrió una intervención «desafortunada», según los restauradores, en el siglo XIX. Se perfilaron los elementos heráldicos, pero sólo «consiguieron deformarlos aún más».

Los trabajos han costado unos 60.000 euros, del casi millón existente para restaurar artesonados. El de la Alcoba Real, también en restauración, será visible a final de año.