Se construirá en Atacama (Chile), la zona con el cielo más transparente. La empresa avilesina Asturfeito Construcciones Mecánicas inició ayer la fabricación de piezas que irán destinadas al mayor observatorio astrológico del mundo, el ALMA, que costará 550 millones de euros. Las instalaciones incluirán  un telecospio con una capacidad de visión diez veces mayor que la del Hubble, el equivalente a que un ojo humano fuese capaz de ver una moneda a 120 kilómetros de distancia.

Asturfeito será la encargada de fabricar 32 estructuras de acero, en las que se instalarán antenas parabólicaspara interceptar señales del cielo.