Kenia agoniza
Un religioso pide a la Policía que no dispare. (Reuters)
Un religioso pide a la Policía que no dispare gas lacrimógeno durante las protestas que tuvieron ayer lugar en Nairobi, capital de Kenia. Los agentes trataban de dispersar a una multitud de jóvenes que se manifestaban contra el Gobierno. En la capital keniata, 12.000 personas están viviendo en edificios públicos al haber sido expulsadas de sus hogares.