El túnel del AVE ya tiene vía libre para pasar por el centro de Barcelona y a 1,75 metros de la Sagrada Familia después de que la Audiencia Nacional decidiera ayer la «no suspensión» cautelar de las obras, tal y como pedía el patronato que rige el templo y la Plataforma Ave Pel Litoral.

El último obstáculo que quedaba, tras la adjudicación de la obra el pasado viernes a la empresa Sacyr, ha quedado así superado. Sin embargo, este tribunal se reserva la posibilidad de acordar medidas cautelares si aparece alguna «incompatibilidad, imposibilidad o dificultad extrema» cuando se concrete el proyecto, que ahora está en estudio, y en el que «no se advierten perjuicios irreparables».

El auto obliga a la Administración a que «vaya informando a la Sala de las contingencias del proyecto». La Audiencia apela al «interés general» que tiene la obra para no decidir su suspensión.

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, calificó ayer la decisión de «sentido común» y emplazó a la oposición a «incorporarse» a las comisiones de seguimiento del proyecto.

Desde la oposición, CiU advirtió que cambiará el trazado si es «decisiva» en Madrid tras las elecciones generales. También el PPC aseguró que  una «victoria de Mariano Rajoy» significaría el cambio de trazado. ERC también se opone al actual trazado del AVE por el centro.

No se rinden

La Sagrada Familia sostiene que no es cierto que, con esta decisión, la Audiencia haya autorizado el trazado, sino que «no es descartable» que se suspenda cuando esté listo el proyecto de obras. El presidente de la Plataforma Ave pel Litoral, Pere Vallejo, manifestó que continuarán «luchando» y oponiéndose.

Sobre la adjudicación de las obras por 180 millones, el Col·legi d’Enginyers de Camins indicó que supone un 27% por debajo del  importe licitado y eso «no favorece la recuperación de la confianza del ciudadano en el proyecto».

Tren en pruebas del 6 al 15-F

El conseller de Obres Públiques, Joaquim Nadal, afirmó ayer que el túnel del AVE hasta Sants estará «entre el 6 y el 15 de febrero en plenas pruebas» pero no dio una fecha para su puesta en marcha.  El conseller denunció en el Parlament que ya detectó «a finales de noviembre» un freno en la voluntad del Gobierno de traspasar Cercanías. Por su parte, la comisión que da apoyo al Manifest per un servei ferroviari de qualitat recordó que aún están pendientes los proyectos de mejora y ampliación de la red de Cercanías.