Indemnizada trobosis
Ana Isabel, ayer, en la entrada del hospital La Paz JORGE PARÍS

Ve mal por un ojo, ha perdido sensibilidad en parte de su cuerpo y coordina mal sus movimientos. Éstas son las secuelas que le han quedado a Ana Isabel García, una joven de Tres Cantos de 30 años que ha sido indemnizada por el Servicio Madrileño de Salud con 35.000 euros tras sufrir una trombosis cerebral después de que en el hospital de La Paz le receteran la píldora anticonceptiva sin control.

Tras 16 días en el hospital descubrieron que su cuerpo no coagulaba bien

Los hechos, denunciados ayer por la Asociación Defensor del Paciente, ocurrieron cuando Ana Isabel tenía 23 años. «Fui a La Paz porque mi ciclo menstrual era irregular y me recetaron la píldora para normalizarlo sin hacerme todos los análisis». A los dos meses de tomar la pastilla empezó a tener «unos dolores de cabeza muy fuertes».

Al principio le dijeron que sólo eran «jaquecas», hasta que pasada una semana ingresó en La Paz. «Me hicieron un escáner y vieron que lo que tenía era una trombosis, mi cerebro estaba encharcado y lleno de hemorragias internas». Tras estar 16 días en el hospital descubrieron que su cuerpo no coagulaba bien y que, por tanto, la píldora estaba desaconsejada en su caso.

«No podía tomarla»

Una vez recuperada, pidió los informes médicos, en los que se especificaba que «había sospechas de que no podía tomarla porque corría el riesgo de sufrir una trombosis». Recuperarse del todo le llevó dos años, una minusvalía del 42% y constantes revisiones médicas. Además de un «miedo tremendo a los ginecólogos y mucha desconfianza hacia la sanidad pública».