Michelle Jenner
La actriz Michelle Jenner, en una imagen de archivo. GTRES

La actriz Michelle Jenner y el actor Alex García protagonizarán El Continental, un drama ambientado en los años 20 para La 1 creado por el productor, director y guionista Frank Ariza (Perdóname, señor, Dreamland) y que está en fase de rodaje. Sus responsables prometen una ficción en la que el amor, la ambición y la clandestinidad serán los grandes protagonistas.

Esta serie supone el regreso de Michelle Jenner a Televisión Española tras el rotundo éxito de Isabel durante tres temporadas, un papel que le valió numerosos galardones, entre otros el Premio de la Unión de Actores, Fotogramas de Plata, Premio Iris y Ondas a la mejor actriz protagonista.

¿Qué es 'El Continental'?
Es una serie que transcurre a finales de los años 20, en algún punto de una ciudad de España, que podría ser cualquiera y allí hay un local llamado el Continental, en el cual trabaja mi personaje, Andrea, junto con su padre y su familia. Andrea es una chica rebelde, soñadora, adelantada a los tiempos que vive, con un montón de cosas que quiere vivir y experimentar.

Pero no es una historia idílica...
No. Después entra en juego el personaje de Álex García, que es Ricardo León, que pertenece a una banda de mafiosos a los que el padre de Andrea padre debe dinero. Y se desencadenan una serie de desgracias ante las cuales Andrea duda entre apartarse o enfrentarse a ellas y escoge esto segundo.

¿En qué momento entra en juego el cabaret?
Ricardo entra a formar parte del negocio y le da una vuelta y donde había un bar normal lo convierte en este local de espectáculos.

No la vamos a ver trabajando en el cabaret...
No, trabajo en el local, pero digamos que al final... me hago un poco jefa del negocio.

¿Le suele pasar eso de ser líder nata?
Me considero buena líder de equipo. Me gusta trabajar en equipo y me considero una buena líder, a lo mejor suena mal, pero a mí es algo que me gusta. Y está bien que se muestre que una mujer es capaz de manejar el cotarro. Ella reacciona diciendo "si vas a hacer ésto en mi local enséñame cómo se hace que yo lo voy a hacer mejor que nadie".

Supone un regreso a la ficción de época ¿por qué es tan atractivo el pasado?
Épocas hay muchas y actualidad sólo hay una. En el pasado se pueden encontrar un montón de historias maravillosas y épocas chulísimas. En este caso en concreto es finales de los años 20, pero tiene unas licencias estéticas que lo hacen parecer un cuento, en el que no importa tanto cuándo está sucediendo como lo que está sucediendo.

¿Hay un mensaje en la serie?
Es una historia de superación para muchos personajes, de cómo deciden enfrentarse a las adversidades. Es una historia de relaciones, de poder, de ambición, de pasión... al fin y al cabo de sentimientos, que es de lo que estamos hechos los seres humanos.

El cabaret en aquella época era un espacio en el que se permitían cosas que no se permitían fuera de él. ¿Nos hace falta un sitio así hoy en día?
Siempre es necesario soltarse y divertirse. Hoy en día hay muchos sitios legales donde hacer eso (risas).

Me refería más a que hoy en día parece difícil ser gamberro como se era en el cabaret...
Estoy de acuerdo. Hoy en día todo es como más limpio y hay menos espacio para la transgresión. A veces lo pienso con los niños. Antes estábamos más en el parque, haciendo el gamberro y viviendo aventuras y ahora parece que se vive un poco más con la tecnología, encerrados. Habría que recuperar un poco la calle, la plaza.

¿Es una garantía trabajar en La 1?
Mi experiencia es muy buena trabajando con ellos y han apostado por este proyecto aunque es algo nuevo, arriesgado y diferente a todo lo que se ha hecho. Creo que va a gustar mucho.

¿Aún se busca llegar a todos los públicos en las cadenas generalistas?
Con esta serie en concreto no. Es una ficción que puede gustar a un espectro de espectadores muy amplio, pero muestra a veces violencia y un lado oscuro que puede no ser para todos los públicos. Esta serie es un sueño que tenía Frank Ariza y lo está llevando a cabo y eso lo hace especial.

Son un elenco muy grande, ¿eso complica el trabajo?
Al contrario, lo hace mucho más interesante. Hay muchos actores y muchas tramas que se reparten. Y esto es un poco Juego de Tronos, van cayendo quienes no te lo esperas y van entrando nuevos y la serie está siempre muy viva, no paran de suceder cosas, no se estiran las tramas.

¿Y hay mucho ego con tantos actores?
¡Qué va! Al menos mi experiencia personal no es así. Yo estoy gozando trabajando con actores a los que admiro muchísimo. Imagino que como en cualquier otra profesión los habrá, pero no es lo que yo he vivido.

¿Y cómo mantiene a raya su propio ego?
Yo me sigo sintiendo igual que antes. Creo que lo único que cambia es la manera en la que te miran los demás, porque pueden reconocerte, pero yo sigo viviendo igual, hago las mismas cosas y tengo mis amigos de toda la vida. No creo que me haya cambiado.

¿Se puede hacer vida normal siendo Michelle Jenner?
Yo hago vida normal, voy al súper como cualquiera, me tomo algo con mis amigos, paseo a mi perrito...

¿No la interrumpen?
Al final en tu barrio te acaba conociendo todo el mundo y nadie se sorprende. Y si vas a algún sitio donde no te conocen pues a lo mejor se te acerca alguien, pero casi siempre es para decirte que les gustó tu trabajo y eso es un regalazo. A mí me alegra que mi trabajo pueda hacer a alguien feliz.

¿Cómo es el proceso por el le llegan las ofertas de trabajo?
Depende de cada trabajo. A veces te mandan un guión, otras te cuentan la historia y tu personaje... Esta serie ha sido una aventura porque no había guiones, era lanzarse al vacío y confiar en lo que iba a ir pasando. Ha sido divertido porque hemos ido creando y descubriendo a los personajes al mismo tiempo que lo íbamos haciendo. No era como tener cerrado lo que le va a pasar a tu personaje desde el principio y eso ha hecho que haya sido un poco mágico.

¿Son tan importantes los papeles que se aceptan como los que se rechazan?
Sí, por supuesto. Tanto los que haces como los que no son los que acaban formando tu carrera. A veces he dicho que no a cosas que a lo mejor iban a ser un pelotazo pero que yo sentía que no era lo que tenía que hacer. Y he dicho que sí a cosas que eran más arriesgadas pero que como actriz me hacían sentir más viva porque eran un reto. A veces eso es lo que más importa. Todos tenemos que vivir y sobrevivir pero si te puedes permitir el lujo de escoger es mejor elegir cosas que signifiquen algo para ti.

La profesión de actor es muy variable en cuanto al trabajo, ¿eso le preocupa?
Es un trabajo muy inestable y extraño. A lo mejor puedes estar trabajando sin parar durante meses y luego estar otros tantos sin hacer nada. Tampoco sirve de nada comerse la cabeza por cosas que no sabes si van a pasar o no. Es mejor centrarse en el día a día, en el trabajo que estás haciendo en ese momento y aprovechar las buenas rachas. Hay que confiar en lo que vendrá.

Y ahorrar...
También (risas).

¿Tiene algún truco para estudiar los guiones?
Normalmente aprovecho el trayecto en el coche cuando vuelvo del rodaje para estudiarme lo del día siguiente. Lo leo y según como sea la secuencia le echo más o menos rato.

¿Quién es su crítico más fiable?
A los primeros a los que siempre pregunto es a mis padres, a mi familia. Su opinión es la que más me importa.

¿Y son de pelotear o de decir lo que no les gusta?
Son muy sinceros, pero por lo general les gusta (risas). Son mi mayor apoyo.