'La decisión de la Reserva Federal ha sido una medida de emergencia que ha permitido una recuperación de las bolsas, pero quizá debería haberse producido antes', dijo José Luis Martínez, estratega de Citigroup en España.

'El escenario de los mercados ahora mismo es demasiado complejo para creer que la inestabilidad se ha terminado y ahora mismo habría que aprovechar para reducir exposición en bolsa', agregó.

El Ibex-35, que registró la víspera la peor sesión desde su constitución el 14 enero de 1992 con un descenso del 7,54 por ciento, cerró con una subida del 1,69 por ciento a 12.839,7 puntos, en una jornada marcada por la volatilidad.

El selectivo osciló entre un mínimo de 11.937,2 puntos, lo que suponía una caída superior al 5,45 por ciento durante primeras horas de la mañana, hasta un máximo de 12.909,2 unidades, lo que llegó a suponer una ganancia del 2,24 por ciento.

En tanto, el índice general de la Bolsa de Madrid sumó un 1,57 por ciento a 1.386,59 unidades.

Para Celine Giffard, analista de Self Trade Bank en España, 'la actuación del banco central americano ha supuesto un estímulo no previsto'.

'Ahora mismo hay que empezar a fijarse más que nunca en compañías con altas rentabilidades por dividendo y atractivas valoraciones en ratios como el 'price to book' o la relación del precio con respecto al valor teórico contable de la empresa o de sus propios fondos', según esta experta.

REBOTES DE LOS BANCOS

En este escenario, algunos de los valores más castigados la víspera, entre los que se encontraron los bancos, cerraron con rebotes.

Santander subió un 4,59 por ciento a 11,84 euros después de haberse depreciado la víspera un nueve por ciento. BBVA, que el lunes cayó un 6,98 por ciento, sumó un 2,42 por ciento a 13,52 euros.

Dentro del sector bancario, Banesto avanzó un 4,43 por ciento a 10,85 euros.

En este escenario, Telefónica apenas subió un 0,4 por ciento a 20,13 euros.

Iberdrola, que tiene un peso del 9,69 por ciento en el Ibex-35, bajó un 2,22 por ciento.

Las mayores ganancias se las anotaron los títulos del grupo textil Inditex con un 7,17 por ciento tras ser uno de los valores más castigados recientemente debido a que se encuadra en un negocio muy ligado al consumo, que también se encuentran en un momento de desaceleración en España.

Iberia subió un 6,36 por ciento a 2,51 euros después de que Caja Madrid, el principal accionista de la línea aérea española, dijera que necesita de una alianza estable con alguno de los grandes operadores del sector.

En cambio, el peor valor fue la constructora Sacyr-Vallehermoso con un descenso del 3,28 por ciento a 20,63 euros al temer los inversores nuevas complicaciones por su situación financiera que, según analistas, se ha visto agravada por el sostenido descenso en bolsa de su participada Repsol.

/Por Jesús Aguado/