'El sentimiento es muy negativo y de auténtico crash bursátil, los gestores están tirando la toalla y simplemente se dedican a limitar pérdidas. Es una sensación de capitulación en los mercados muy fea y lo peor es que no vemos suelo', dijo Javier Galán, gestor de fondos de Renta 4.

El Ibex-35 registró la peor sesión desde su constitución el 14 enero de 1992 con un descenso del 7,54 por ciento a un mínimo intradiario de 12.625,8 puntos.

La anterior peor sesión en la historía del índice fue el 1 de octubre de 1998, cuando se depreció un 7,076 por ciento.

'El detonante del desplome bursátil hoy es la caída de los bancos que están haciendo una limpieza de sus activos', dijo Alberto Zumárraga, director general de Mercagentes.

Operadores constataron que los inversores han empezado a salir de la renta variable incluso en activos de 'alta calidad' como Iberdrola, Telefónica y los dos grandes bancos.

'Es un efecto de bola de nieve y lo están acusando todas las compañías grandes. En un escenario de este tipo el inversor se pone nervioso y sale de la bolsa sin importarle de qué valores se trate', dijo un operador.

Analistas hacían nuevamente referencia a los temores de que la economía de Estados Unidos entre en recesión como telón de fondo de estas sacudidas en los mercados.

Los inversores no contaron hoy con la referencia de los mercados estadounidenses, cerrados por el festivo de Martin Luther King, aunque los futuros del Standard & Poor's marcaron fuertes caídas.

'Hemos visto una oleada de ventas muy fuertes en los principales valores y en Europa en el panorama es incluso peor en el caso de Alemania. Es una inercia bajista en la que los bancos marcan el ritmo de los descensos', dijo un operador.

En este escenario, los grandes valores del mercado español también registraron fuertes pérdidas.

Santander se depreció un 9,0 por ciento y registró el peor comportamiento en un día desde el 30 de julio de 2002. BBVA cayó un 6,98 por ciento. Telefónica bajó un 6,87 por ciento.

Iberdrola fue el peor valor del selectivo con una bajada del 12,58 por ciento, mientras que Repsol YPF cedió un 9,77 por ciento.

En Europa, el DAX-Xetra de Francfort cayó un 7,16 por ciento, mientras que en París el CAC-40 retrocedió un 6,83 por ciento.

Otro foco de atención en el mercado y el contrapunto a esta jornada bajista fue Inmobiliaria Colonial.

Sus acciones, que llegaron a subir más de un 6 por ciento, acabaron como el único valor en positivo de la jornada con un avance del 1,33 por ciento a 1,52 euros después de confirmar el grupo estadounidense General Electric el lunes informaciones de prensa en el sentido de que estudia una posible operación sobre Colonial.

Entre los valores más penalizados figuraron además los valores del sector constructoras más afectados ante la desaceleración de la economía en España.

Sacyr-Vallehermoso perdió un 11,05 por ciento.

Acciona bajó un 8,51 por ciento.

Asimismo, el grupo textil Inditex retrocedió un 6,42 por ciento a 32,63 euros al encontrarse englobado en un sector tan vulnerable a la desaceleración del ciclo como el de consumo.

/Por Jesus Aguado/