La estación de Atocha en un óleo de Rafael Botí
La transformación arquitectónica de la ciudad de Madrid en los años 30, reflejada en un óleo de Rafael Botí en el que aparece la estación de Atocha. RAFAEL BOTÍ

Madrid como fuente de inspiración para pintores, escultores, fotógrafos y artistas plásticos en general. Ese es el punto de partida y el motor de la nueva exposición Madrid, musa de las artes que puede verse en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid (calle Conde Duque, 9) hasta el próximo 4 de octubre.

La muestra realiza un recorrido por la capital desde las primeras décadas del siglo XX y hasta finales de los años cincuenta, a través de 60 obras – entre pinturas, esculturas, dibujos y fotografías- y un centenar de materiales documentales como revistas, libros y postales. Una veintena de estas obras pertenecen a la colección del propio museo y las demás son préstamos de colecciones privadas, galerías e instituciones.

Su comisario, Javier Pérez Segura, ha dividido este viaje artístico por la ciudad en seis apartados. La muestra arranca en el Madrid de principios de siglo, que empieza a dar el salto del simbolismo y el modernismo al surrealismo. Se incluyen en esta primera parte obras de José Gutiérrez Solana, Aureliano de Beruete y la proclama futurista Españoles! Españoles!... Levantaos! que Ramón Gómez de la Serna publica en 1910 en su revista Prometeo.

El surrealismo, por su parte, está representado con figuras como Salvador Dalí y José Moreno Villa así como por dos destacados miembros de la llamada Escuela de Vallecas: el escultor Alberto Sánchez y el pintor Benjamín Palencia.

El Madrid de los años 30, previos al estallido de la guerra, se refleja en temas como la emergencia el comercio de un dibujo de Carlos Sáenz de Tejada, la transformación arquitectónica y urbanística de la ciudad en un óleo de Rafael Botí o las nuevas tendencias en la moda y publicidad que puede verse en un cartel de Roberto Martínez Baldrich. El Art Decó también está presente gracias a un conjunto de dibujos de Sancha, López Sánchez, Bartolozzi y Penagos.

También hay espacio en este apartado para los artistas que decidieron comprometerse con la realidad política y social del momento, gracias a las crónicas fotográficas de Alfonso Sánchez y Josep Renau.

Durante los años de la Guerra Civil, los dibujos y carteles de artistas como Luis Quintanilla, Horacio Ferrer o Antonio Rodríguez Luna se convierten en una herramienta fundamental para dar testimonio de la contienda.

La exposición pone el punto y final con los movimientos colectivos surgidos después del conflicto armado. Por un lado, la segunda Escuela de Vallecas con la presencia de Benjamín Palencia, Álvaro Delgado, Francisco San José, Juan Manuel Díaz, Eduardo Vicente y Delhy Tejero, y por otro, los componentes del grupo El Paso con Rafael Canogar, Manuel Millares, Luis Feito, Antonio Saura, Juana Francés, Manuel Rivera y el escultor Pablo Serrano a la cabeza.