Se trata de un órgano asesor que permite unir en uno solo a todos los agentes que forman parte del sector agrario y agroalimentario, según ha apuntado la consejera, Milagros Marcos. Entre sus funciones se encuentran informar sobre aquellos asuntos específicos en materia agroalimentaria que sean sometidos a su consideración; asesorar a la Administración en la definición de los objetivos de la política agroalimentaria; formular recomendaciones para la mejora de la competitividad de los productos agroalimentarios o proponer medidas de fomento de la investigación para promover el desarrollo y la innovación en el sector e incentivar la participación activa de las empresas en las actividades de investigación, desarrollo e innovación.

Además, este órgano consultivo tendrá que proponer medidas para la promoción de políticas de calidad en el sector agroalimentario y plantear iniciativas que lleven a mejorar y a fomentar el empleo y la formación en el sector agroalimentario.

En el mismo están representadas las tres partes del sector (primario, industria y distribución), "todos y cada uno de los eslabones de la cadena de valor", como ha apostillado Marcos, lo que supone "un importante avance para conseguir el equilibrio en la misma y dotar de mayor transparencia a todos los procesos que en ella tienen lugar".

"Es una manera de que se conozcan entre unos y otros porque se necesitan entre sí. De ahí este marco de comunicación entre ellos", ha explicado la consejera, quien ha añadido que se creará un Comité de Trabajo para que elabore las propuestas con más detalle de la Política Agrícola Común (PAC).

Milagros Marcos ha anunciado el inicio de la tramitación del decreto por el que se creará la Junta de Arbitraje y Mediación para los contratos agrarios de la Comunidad.

La Junta de Arbitraje y Mediación será el órgano que permita a la Consejería cumplir con su deber de fomentar la utilización del arbitraje y la mediación como fórmulas alternativas a la vía judicial para resolver los conflictos que puedan surgir en el desarrollo de un contrato agrario.

Se trata de un órgano colegiado que realizará propuestas en sus materias tanto a la Consejería como a los profesionales del sector agrario interesados en estas prácticas, que estará formado por expertos, ajenos a la administración, en arbitraje y mediación.

FUNCIONES

Sus funciones serán promover la colaboración con entidades, asociaciones e instituciones vinculadas con el sector agrario con el objeto de facilitar que la información y el acceso al arbitraje y la mediación llegue a todos los profesionales del sector agrario; proponer actuaciones para fomentar y difundir el arbitraje y la mediación en los contratos agrarios, así como participar en el asesoramiento a los profesionales del sector agrario sobre el uso del arbitraje y la mediación.

Asimismo, la Junta de Arbitraje y Mediación estará encargada de proponer a la Consejería de Agricultura y Ganadería las cláusulas de arbitraje y mediación que puedan introducirse en los contratos agrarios; participará en la formación especializada en contratos agrarios de los árbitros y mediadores pertenecientes a las asociaciones e instituciones que forman parte de cada sección, y facilitará a las personas interesadas la relación de árbitros y mediadores especializados en contratos agrarios.

En cuanto a su estructura, la Junta de Arbitraje y Mediación estará presidida por el Defensor de la Cadena Alimentaria y contará con una sección de arbitraje y una de mediación, formada por personas ajenas expertas en mediación y que formen parte de las asociaciones nacionales de cada uno de los dos ámbitos.

Con la puesta en marcha de este nuevo instrumento, además del "ahorro económico" al que se ha referido Marcos, se logrará mayor agilidad en la resolución del conflicto. "El objetivo es avanzar en la futura estrategia agroalimentaria para elaborar la Agenda +50 que establezca las líneas estratégicas a futuro para todo el sector primario", ha incidido la consejera.

Milagros Marcos ha recordado la apuesta de la Junta por crear un espacio común para que interactúen los agentes de la cadena de valor agroalimentaria. Para ello se ha puesto en marcha un nuevo modelo para fomentar la producción agraria como son las distintas Plataformas de Competitividad Productiva.

Unido a ello, se ha trabajado en dotar de mayor transparencia a las transacciones entre los agentes de la cadena de valor agroalimentaria. Esta búsqueda de una mayor claridad en los procesos se ha materializado en la puesta en marcha del Observatorio de Precios Agrarios de Castilla y León, que se presentó el pasado mes de octubre y se ha consolidado como una fuente de información pública, objetiva y dinámica.

La consejería ha creado también la figura del Defensor de la Cadena Alimentaria cuyo objetivo principal es vigilar el equilibrio entre los distintos componentes de la cadena, velando especialmente porque no se apliquen cláusulas abusivas en los distintos contratos.

Consulta aquí más noticias de Palencia.