Así lo ha señalado este lunes en una nota el secretario general de la organización agraria, Juan Luis Ávila, quien ha subrayado que ese descenso "se sustenta en una serie de hechos sin un criterio constatable" y ha considerado un "más que probable" aumento del precio en base a varios criterios.

Por un lado, ha afirmado que se ha extendido la idea de estar en una situación de excedente de producto en el mercado "cuando no es así". Según las previsiones que recoge el Ministerio de Agricultura, basadas en las previsiones del Comité Oleícola Internacional, las existencias estimadas a final de la actual campaña "son muy parecidas" a las que hubo en la pasada.

En concreto, se estiman unas existencias a final de la presente campaña a nivel nacional de 315.000 toneladas de aceite, mientras que en la anterior fueron 305.000 toneladas. "La diferencia es prácticamente inapreciable, de tan sólo 10.000 toneladas en todo el territorio español. Esto nos lleva a concluir que es totalmente falso que exista excedente de producto", ha manifestado.

En segundo lugar, el responsable de COAG-Jaén ha comentado que la cosecha de los países productores, principalmente los del arco mediterráneo, ha sido esta campaña bastante elevada. En unos países con una elevada tradición vecera, se espera que este año, por lo tanto, sea bastante inferior a la actual, lo que le lleva a plantear que "no habrá superproducción de aceite" en la campaña venidera.

De este modo, aunque en España, en el mejor de los escenarios, la próxima campaña fuese superior a la actual, "no vendría a compensar la importante reducción que se producirá en el resto de países productores y ello teniendo en cuenta que en España la producción sea media-alta, porque no hemos de olivar que la lluvia llegó muy tarde al olivar, la floración se encuentra retrasada y en ningún caso es excepcional, sino más bien aceptable", ha añadido.

Junto a ello, Ávila ha hablado de un tercer factor importante a tener en cuenta en el mercado del aceite de oliva: "durante la campaña se ha comprado fuera de España y las previsiones indican que una vez agotadas sus existencias los compradores enfocarán su mercado a España".

Por estos motivos, desde COAG-Jaén se ha considerado que el precio del aceite "puede experimentar un importante rebote al alza, una vez que desaparezcan los condicionantes ficticios que afectan al mercado", al tiempo que ha aprovechado para hacer un llamamiento a los olivareros a una venta racional contando siempre con los costes de producción.

Además, ha extendido esta petición a los grupos de concentración de oferta, a las que la organización ha expresado siempre su apoyo, "pero que ahora deben servir de tracción motora frente a bajadas injustificadas que no atienden a la situación real del mercado".

"GRAN MADUREZ"

Igualmente, ha destacado que Jaén es una de las provincias que menos aceite de oliva ha vendido en porcentaje con respecto a otras provincias españolas, siendo la principal productora. Con ello, en su opinión, "está demostrando una gran madurez a la hora de enfrentarse al mercado ya que es la provincia española que ha vendido menor porcentaje de aceite en unas condiciones del mercado ficticias y que vuelven a ser un pulso" para su rentabilidad.

"Se está jugando con el pan de esta provincia, con precios que no cubren los costes de producción y todo ello basándose en datos ficticios, que no son reales", ha lamentado el secretario general de COAG-Jaén.

Consulta aquí más noticias de Jaén.