Acusado del crimen de Tatiana Vázquez (segunda jornada del juicio)
Acusado del crimen de Tatiana Vázquez (segunda jornada del juicio) EUROPA PRESS

El juicio contra el ciudadano senegalés -sin permiso de residencia en España vigente- Ibrahima N., de 33 años de edad, comenzó este martes con la constitución del jurado en la Sección Segunda Audiencia de Lugo. Para él, Fiscalía pide 27 años y medio de prisión por asesinato y un delito de maltrato en el ámbito familiar durante seis años, mientras que la defensa mantiene su inocencia.

En el marco de la sesión de este miércoles, el padre de la víctima ha afirmado que el que fuera pareja sentimental de su hija "traba mal" a Tatiana. Varios testigos han ratificado que el acusado era "muy controlador" y "celoso".

Las declaraciones de testigos se celebraron detrás de un biombo, mientras la familia, que en algunos momentos no pudieron reprirmir las lágrimas durante algunos testimonios, se ubicaron detrás del acusado, esposado durante la sesión.

"ES RESPONSABLE"

En un momento en que salió de la sala, en declaraciones a Europa Press, el padre de la víctima mantuvo que Ibrahima N. "es responsable" del crimen de su hija, cuyo cadáver apareció con 54 cuchilladas en un coche en el barrio de San Fiz. "Responsable es, lo que pasa es que hasta el final no puedo decir nada. Como está escuchando bien; bien ves que todos coinciden con lo mismo", manifestó.

El padre de la víctima afirmó que su hija "siempre aparecía con golpes y decía que se caía". "Nosotros denunciábamos, ella decía que era mayor de edad, él amenazaba que no podía denunciar", agregó. Uno de los testigos relató durante el juicio que Ibrahima N. había ido a cenar unas Navidades a casa de la familia de la víctima, al respecto de lo que el padre dijo que el acusado se aprovechaba de su hija: "Lo llevaba a comer y encima le tenía que pagar 50 euros".

"Nosotros nunca nos metimos con él, y él con nosotros tampoco. Pero nosotros no queríamos que saliera con él porque ya veíamos lo que estaba haciendo", ha manifestado.

TESTIMONIOS

Ya durante el juicio, testificaron varias jóvenes que conocían a la víctima. "Me había contado (por Tatiana) que él siempre la controlaba (...), era muy controlador, muy celoso", dijo una de las mujeres que testificaron.

Otra testigo ha afirmado que el acusado "le hablaba mal" a Tatiana y que ella "estaba adaptada a la situación". Además, sugirió un "comportamiento agresivo" del acusado.

En la jornada de este martes, el acusado negó que maltratara a la joven y se declaró inocente del crimen. "Nunca le hice nada, nunca la pegué", sostuvo el único procesado por el asesinato de la joven de 24 años originaria de Castro de Rei.

Consulta aquí más noticias de Lugo.