Mark y Christina Rotondo, padres de Michael Rotondo, han demandado a su hijo- hartos de que el joven no busque trabajo ni preste ayuda en la casa- para que abandone el domicilio, situado en Nueva York.

Los progenitores enviaron a Michael varios avisos en forma de cartas, en las que le pedían que desalojara la casa, pero éste se negaba. En una última correspondencia, enviada mediante el abogado de los padres, era advertido de que o se iba antes del 15 de marzo o comenzaría un proceso judicial.

Tras este hecho, los Rotondo decidieron, el pasado 7 de mayo, trasladar el caso a la Corte Suprema del condado de Onondaga, en las proximidades de Syracuse, Nueva York.

El pasado martes tuvo lugar la audiencia, en la que Michael argumentaba que nadie le avisó con la suficiente antelación- pese haber recibido varias ordenes de abandono- y que necesitaba seis meses para buscar una nueva casa, tal y como publica syracuse.com.

Además, el hijo de los Rotondo ha asegurado, de acuerdo con las versiones de los medios, que durante el tiempo que ha permanecido en la casa familiar no se esperaba que contribuyera con los gastos, el mantenimiento ni tampoco con las tareas domésticas.

Michael actuó como su propio abogado e intercambió alegatos durante unos 30 minutos con el juez Donald Greenwood, quien finalmente se inclinó por darle la razón a los padres, solicitando al abogado de los mismos, Anthony Adorante, que redacte un comunicado que describa las condiciones del desalojo. Pese a ello, el afectado ha anunciado que evaluará sus opciones de recurso, según ha informado New York Times.