Las caras del realojo del sector 6 de la Cañada: "Aquí se sufre y se padece, pero somos personas con derechos"

  • Ayuntamiento de Madrid y Comunidad han aprobado realojar a 150 familias en un plazo de dos años.
  • "Se oyen rumores, pero no nos dicen ni dónde ni como", dicen los afectados.
  • Cruz Roja cree que hay avances pero estos no son "palpables" para los habitantes.
Sector 6 de la Cañada Real.
Sector 6 de la Cañada Real.
JORGE PARÍS

"En 1994, siendo yo un niño, llegamos aquí toda la familia y comenzamos a construir nuestra casa. Cuando la Policía pasó y nos vio con los materiales nos dijo que no avanzáramos, que esto en dos años iba a desaparecer". Fayçal lleva 24 años en el sector 6 de la Cañada Real. Tiene 33 y es padre de dos niños. Su familia es una de las que podría entrar en el programa de realojo aprobado por el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad.

El objetivo se incluye en el pacto regional firmado en 2017, y recoge una cifra: 150 familias que viven en la parte sin asfaltar del sector. "Nos dicen que nos van a realojar en verano, pero no sabemos dónde ni cómo", explica Fayçal a '20minutos' mientras acompaña a su madre, Fátima, en su quiosco a la entrada del camino.

La idea es poder dar una vivienda alternativa a todas las familias atendiendo al censo de 2011, y el documento recoge que esto ha de hacerse en dos años. Es decir, a finales de 2019 todo ese tramo debería estar vacío.

Eso sí, la prioridad va a ser para los hogares con enfermos y para aquellos que tienen niños a su cargo después de realizar entrevistas individualizadas con cada familia. De esas 150, está previsto que 90 vayan a la ciudad de Madrid y las 60 restantes a otros municipios de la Comunidad. "El objetivo es no formar guetos", explicaron la alcaldesa Manuela Carmena y el presidente Ángel Garrido.

"Empezar de cero es complicado"

Fayçal asegura que, con su hijo mayor escolarizado desde los tres años en Vallecas, está a favor del realojo, pero no a cualquier precio. "No sería lógico que nos mandasen por ejemplo a Parla; empezar de cero sería muy complicado". Reconoce eso sí que las condiciones son duras y que los problemas con la luz y el agua son continuos. Este joven marroquí sonríe. Está acompañado debajo de un pequeño techo de latón por Estrella y Verónica, que son vecinas.

"Somos seis en casa entre hijos y nietos", dice Estrella, quien tiene claro que no va a creerse nada "hasta que no vea hechos". Lleva 18 años instalada junto a su familia en el sector 6 y es menos positiva que Fayçal: "Vivimos mal, para qué engañarnos", sentencia. Y no oculta su recelo: "También nos van diciendo que a los que no entren en el realojo les llevarán a un albergue durante dos meses, y eso no es una solución".

Verónica, por su parte, ejemplifica la dificultad del día a día en la Cañada. Acaba de ser madre, necesita ser realojada, pero también recela de las informaciones que le llegan. "Tuve un aborto precisamente por las condiciones en las que estamos aquí, por el hecho de tener que cargar peso, hacer esfuerzos. Es muy difícil", desvela.

Después de comprar varias barras de pan, ambas caminan hacia sus casas, a unos trescientos metros de la entrada en la zona. Unos pasos más adelante de la tienda de Fátima vive Vanesa Díaz. Su pareja la abandonó, dejándola a cargo de cuatro hijos. El pequeño, de solo dos años, duerme plácidamente en una cuna a pesar del calor, ajeno a lo que cuenta su madre. "No tenía ni idea de los realojos, oyes rumores pero no te crees nada", cuenta.

"Aquí se sufre y se padece"

Ocupa una vivienda en la Cañada desde 2005 y desde 2006 es beneficiaria de la Renta Mínima de Inserción. Cobra poco más de 500 euros al mes, cifra que no es suficiente para mantener a toda la familia. "El padre de los niños estuvo siete meses desaparecido, ahora ha vuelto y es él quien les lleva al colegio -en Moratalaz- todos los días", explica. Y es que los menores escolarizados de la Cañada Real no cuentan con transporte.

"Aquí padeces mucho, sufres mucho, sin agua, sin luz, con lo justo para vivir y muchas veces en condiciones que se hacen muy duras", lamenta Vanesa. Tiene muy claro que el cambio es "positivo", sobre todo "para los niños". Solo mira por ellos: "Se mueren por cambiar de casa". Además, esta madre reniega de todos los tópicos relacionados con la Cañada Real.

"Todos somos humanos y aquí los niños están formándose para tener un futuro mejor", dice, y da especial valor a la relación que tiene con su hija, que con doce años es la mayor de los hermanos: "Es mi mayor apoyo y siempre le digo que estudie, que se forme. Tiene muchas ganas de seguir aprendiendo".

Realidad compleja, avance necesario

Cruz Roja trabaja a diario no solo en el sector 6, sino en toda la Cañada Real, y reconocen avances: reducción del consumo de drogas, caminos cuidados y sobre todo un alto nivel de escolarización en los niños de la zona. El coordinador de zonas desfavorecidas de la organización, Daniel Ahlquist reconoce que la realidad "es compleja", pero el hecho de que haya un pacto regional "es un avance". Eso sí, todos esos acuerdos y mejoras no son "palpables" para las familias.

"Hay que tener en cuenta que el sector 6 acoge a casi la mitad de los habitantes de la Cañada", explica. Ahlquist, asimismo, comenta que desde Cruz Roja tienen identificada la "desinformación" y se plantea como un "problema a solucionar".

A pesar de esto, el coordinador pone en valor que haya "cada vez más organizaciones implicadas" y una mayor "conciencia social" porque eso se traducirá en más "medios" para trabajar.

"Tendremos que estudiar cada caso"

"El Convenio nos da un plazo de dos años para hacer el realojo". El delegado del área de Coordinación Territorial del Ayuntamiento, Nacho Murgui, explica que las labores se centrarán en el censo de 2011, pero que los técnicos "analizarán cada caso por separado para determinar el orden de reubicación".

Además, asegura que no está fijado que el proceso vaya a iniciarse en verano -ya sea en el de 2018 o en el de 2019-, pero es consciente de que es la opción "más lógica" teniendo en cuenta que es una fecha fuera del "calendario escolar". Murgui añade que hay que incidir "lo menos posible" en el día a día los habitantes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento