Introvertidos vs extrovertidos: ¿qué personas usan más emoticonos?

  • Un informe de la Universidad de Minnesota concluye que el 25% de los emojis se malinterpretan.
  • La Universitat Oberta de Catalunya (UOC) analiza lo que se sesconde tras estos símbolos.
Personas usando un dispositivo móvil.
Personas usando un dispositivo móvil.
GTRESONLINE
En ocasiones, los mensajes escritos nos pueden llevar a malentendidos, por eso echamos mano de los emoticonos. En la era del móvil, cada día se envían 5.000 millones de emoticonos. El más usado con diferencia es el de la risa, le siguen los emojis más románticos y el del beso. La carita triste se utiliza poco y en más de un mensaje se cuela la calavera.

Un estudio de la Universidad de Rochester publicado este año que parte del análisis de 1.130 millones de tuits de 352.000 usuarios concluye que las personas más introvertidas son las que más usan los emoticonos y otro de la Universidad de Minnesota, que el 25% son malinterpretados por los receptores.

"A las personas introvertidas los gusta más la ambigüedad y no quieren dar mensajes explícitos. Si hablan con emojis parece que no se muestran tanto. Es una forma de control de la comunicación", explica Eulàlia Hernández, profesora de Psicología y de Comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

"A veces usamos estos rostros por destensar una situación o calmar los ánimos, o simplemente para mostrar una buena sintonía con el interlocutor", afirma Hernández, y añade que los emoticonos son una manera de "construirse una imagen y de controlar la comunicación".

El estudio también pone de relieve que los rostros con besos o los corazones se vinculan a personas amables, o que las personas inestables emocionalmente suelen utilizar rostros que denotan exageración (cara cansada, cara a la inversa, cara que derrama un mar de lágrimas o la de los ojos girados).

Las interpretaciones del 25% de emoticonos, sin embargo, van en el sentido inverso del que quiere el emisor, según el estudio de la Universidad de Minnesota. Por ejemplo, el emisor puede mostrar una cara sonriente y el receptor puede pensar que se burla de él.

La representación de una cara sonriente con la boca muy abierta y los ojos cerrados es el emoticono que genera más desacuerdo. El 44% de los participantes lo etiquetaron como negativo y el 54%, como positivo, hecho que implica una clara falta de consenso. "Hay mucha ambigüedad en como los otros descodifican los mensajes y en este sentido es muy importante el contexto", apunta Hernández.

En esta misma línea se pronuncia la profesora de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC Sílvia Sivera, que destaca la importancia del contexto como un factor determinante en la comunicación. "Si el emisor o el receptor no comparten el mismo universo simbólico o códigos culturales, los mensajes pueden ser interpretados mal", afirma.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento