Control de pasajeros en el Aeropuerto de El Prat de Barcelona
Control de pasajeros en un aeropuerto. EUROPA PRESS

En Gotemburgo, la segunda ciudad más grande de Suecia, se ha iniciado una campaña contra los matrimonios forzados y la ablación que sufren niñas musulmanas. En concreto, se está utilizando una táctica creada por la ONG británica Karma Nirvana que consiste en informar a las mujeres de que pueden esconderse una cuchara en la ropa interior para que, al pasar por el control del aeropuerto de esta ciudad, se active el detector de metales y puedan hablar en privado con el personal de seguridad.

Una de las impulsoras de esta idea en el país nórdico es Katarina Idegard, la encargada de los temas de violencia de género en Gotemburgo, quien ha explicado que los trabajadores del aeropuerto ya han sido instruidos para actuar en estos casos.

Esta táctica ya ha salvado a varias chicas en el Reino Unido y se ha implantado ahora en Suecia porque, según explica Idegard, los matrimonios forzados aumentan en la época de vacaciones, sobre todo en verano, cuando las familias tienen la oportunidad de viajar a sus países de origen. Desde Suecia, animan a otros países del mundo a adoptar esta medida.

Según datos de Acnur, "en los países en vías de desarrollo, el 70% de las niñas contraen matrimonio antes de los 18 años, muchas de ellas forzadas".

Solo algunos países europeos tienen tipificadas estas prácticas como delitos. En España, desde la reforma del Código Penal en 2015, se castiga con penas de prisión de seis meses a tres años o multas de 12 a 24 meses. Antes tampoco era legal pero, al igual que hoy en muchos países occidentales, se perseguía mediante otros delitos, como agresiones sexuales, malos tratos o tráfico de menores.