Si el viernes ingresaron en el penal vallisoletano el dueño del citado establecimiento sito en la calle Hernán Cortés, M.A.E.M, así como su hijo, I.E.L, y un amigo de éstos, A.F. de P, este domingo siguió los mismos pasos F.P.B, quien permanecía en paradero desconocido hasta que

se personó voluntariamente ante la Guardia Civil.

Se trata de un compañero de piso de I.E.L, quien tras entregarse el viernes y prestar declaración el fin de semana en sede judicial quedó ingresado también en situación provisional este domingo, con lo que una hija del hostelero, N.E.L, y el yerno, A.D.M, son los únicos que permanecen en libertad provisional con cargos.

La detención se enmarca en la operación antidroga desarrollada por el Instituto Armado y que dirige el Juzgado de Instrucción número 2, el mismo que, además de los 'pinchazos telefónicos' realizados, autorizó distintos registros desarrollados el pasado viernes en el bar, viviendas y locales de los investigados.

COCAÍNA, CRISTAL, MARIHUANA Y HACHÍS

Los registros se han saldado con una importante cantidad de dinero aprehendida así como de pequeñas cantidades de droga, entre ellas, y a falta del correspondiente análisis que certifique su contenido, más de 26 gramos de cocaína, 30 gramos de cristal, 220 gramos de hachís, cogollos de marihuana con un peso de 17 gramos y más de dos kilos de sustancias, supuestamente de corte.

También se han ocupado más de una quincena de teléfonos móviles, un cuaderno azul y una tarjeta de plástico con restos de sustancia, amén de diferentes útiles para, presuntamente, la distribución de la mercancía, como cuatro básculas de precisión, numerosos recortes circulares de plástico y alambre de jardinería de color verde.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.