Bloques de pisos
Bloques de pisos EUROPA PRESS

Baleares es la segunda comunidad autónoma menos rentable para comprar una vivienda usada a reformar, por detrás del País Vasco y por delante de Navarra, según un estudio de Pisos.com.

De hecho, estas tres CCAA son las únicas en las que el precio medio de la vivienda usada es más caro que el de la vivienda de obra nueva.

En particular, en Baleares el precio medio de la vivienda de segunda mano es de 188.416 euros (2.094 euros por metro cuadrado), mientras que el de obra nueva es de 175.590 euros (1.951 €/m2).

De este modo, no quedaría remanente para reformas porque la vivienda usada es 12.826 euros más cara. Además, según el portal inmobiliario, el importe medio de una reforma integral en España es de 21.429 euros.

La situación es diferente en comunidades como Cataluña, la más rentable a la hora de invertir en vivienda de segunda mano. En esta región la vivienda nuevo tipo cuesta 310.680 euros frente a los 170.938 euros de una usada, dejando un remanente para reformas de 139.742 euros, una cantidad incluso superior al precio medio de lavivienda pendiente de una actualización en muchas comunidades.

Otras autonomías que revelan ahorros importantes son Aragón (66.677 euros), Madrid (59.859 euros) y Castilla La-Mancha (44.459 euros).

En relación al año anterior, Baleares es la que más ha visto reducido su remanente para reformas, en concreto 8.860 euros menos, al contrario de la mayoría de las CCAA, que han aumentado. Mientras que en el conjunto de España comprar una vivienda usada a reformar frente a una nueva es cerca de un 14 por ciento más barato que en 2017, en Baleares la misma operación se ha encarecido más de un 200 por cien respecto al año anterior.

Cabe destacar que las dos comunidades que, como Baleares, en 2018 tienen remanentes para reformas negativos, Navarra y País Vasco, a diferencia del archipiélago han mejorado en este aspecto respecto a 2017 -cuentan con 13.214 euros y 6.916 euros más de remanente para obras, respectivamente-.

DATOS GENERALES

En el conjunto de España, Según el portal, lo más rentable es invertir en propiedades de segunda mano, ya que suponen un ahorro medio de 59.430 euros, una cantidad que se puede emplear en la puesta a punto de la vivienda y que es un 13,7 por ciento superior a la del año pasado.

Mientras que el precio de una vivienda tipo de 90 metros cuadrados de obra nueva asciende a 200.400 euros1 de media, el de un inmueble de segunda mano por reformar es de 140.970 euros. Teniendo en cuenta que el importe medio de una reforma integral es de 21.429 euros, el ahorro sería de 38.001 euros.

En pequeñas reformas u obras parciales, que han aumentado un 2,3 por ciento desde 2016, los propietarios españoles invierten actualmente de media 882 euros, un 3,18 por ciento más que el año anterior3.

Respecto a 2017, destaca el hecho de que el precio de la vivienda tipo de obra nueva cerró el año pasado con un incremento del 5 por ciento. Esta subida fue del 3,31 por ciento el año en 2016. En cuanto a la vivienda usada por reformar, esta ha experimentado un repunte del 1,77 por ciento en 2018 frente al 0,17 por ciento de 2017.

En este sentido, es importante señalar que el presupuesto para reformas después de la compra también ha crecido, siendo un 2,6 por ciento mayor en comparación con el año anterior. En este sentido, el precio de una reforma integral también ha subido un 40,7 por ciento.

"La vivienda de segunda mano representa un gran ahorro para el bolsillo de los potenciales compradores. A pesar de que las grandes reformas imponen por el tiempo y los recursos que implican, animamos a todos los propietarios a perder el miedo a iniciar obras en casa", ha declarado el director de estudios de pisos.com, Ferran Font.

El experto señala los beneficios añadidos de adquirir viviendas usadas, "a menudo en distritos mucho más céntricos que la nueva construcción, con mejores accesos, lo que revaloriza esos inmuebles reformados de una forma importante".