El director de MARE, Felipe Lavín, ha indicado en un comunicado que "todas las aguas que entran en la depuradora de Vuelta Ostrera son tratadas y enviadas a la ría de San Martín cumpliendo con todos los requisitos de depuración que establece la normativa a través de la Autorización Ambiental".

Lavín ha señalado que se está cumpliendo con todos los parámetros de vertido establecidos en la Autorización, "tal y como se puede comprobar con las analíticas periódicas de control que se realizan" y que, además, "quedan reflejadas en el histórico de los análisis llevados a cabo en Vuelta Ostrera".

Ante la denuncia de ambos colectivos en la que afirman que "compromete la salud de mucha gente", el director de MARE ha recordado que, "en ningún momento se ha puesto en riesgo la salud de las personas ya que se están cumpliendo con los parámetros de la autorización de vertidos".

Lavín sí ha indicado que, con respecto al color y a las espumas que presentan las aguas "debido a las lluvias sufridas en la región la semana pasada, a veces se producen fenómenos de turbidez ocasionados por el arrastre de tierras que llegan al colector de la depuradora, dando aspecto de agua sucia".

"Pero se trata simplemente de tierra, ya que en ningún caso se vierten a la ría aguas sin depurar. Y las espumas son producidas por un exceso de detergentes que no generan problema al medio ambiente, pero sí que generan esa espuma característica que es llamativa a la vista", ha asegurado.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.