Vicent Marzà y Miguel Soler
Vicent Marzà y Miguel Soler GVAEDUCACIÓ

La Conselleria de Educación está "tranquila" ante la posibilidad de que el Gobierno central recurra al Tribunal Constitucional la ley del plurilingüismo porque la norma, "no solo cumple con la legislación y la jurisprudencia" del Supremo, sino que el propio Ministerio de Educación la considera "impecable" salvo por las dudas sobre el uso de la palabra "promover" el valenciano. "Ni mirándola con lupa hay por dónde presentarlo".

Así lo han puesto de relieve el conseller de Educación, Vicent Marzà, y el secretario autonómico del ramo, Miguel Soler, al ser preguntados por la petición que hará la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que la administración central convoque la Comisión Bilateral con la Generalitat Valenciana para tratar la ley de plurilingüismo por posibles "signos de inconstitucionalidad".

Al respecto, Marzà ha explicado que están "tranquilos" porque antes de tramitar la ley hubo contactos con el Ministerio de Educación, que solo puso en duda que en el artículo 11 de la ley se hable de "promover" que los centros sostenidos con fondos públicos vehiculen el 50% del tiempo curricular en valenciano. Al respecto, ha recalcado que este término viene recogido por el Estatuto de Autonomía. "Si quieren recurrir por promover...", ha cuestionado.

Marzà ha explicado en que está ley "no solo está de acuerdo con lo que dice le legislación sino también con los diferentes pronunciamientos del Tribunal Supremo, que en la jurisprudencia emitida para comunidades con lengua propia señalaba que se debe garantizar un tiempo mínimo del 25 por ciento de materias vehiculares en castellano. "Y eso es lo que pone exactamente la propia ley", ha señalado.

En ese sentido, ha señalado que esta palabra 'promover' "no pone en cuestión la ley" con la que se quiere superar "la etapas de confrontación y el fracaso del pasado", cuando los niños terminaban sus estudios sin dominar las tres lenguas. Por contra, ahora se ha marcado una distribución que se adapta a cada centro a partir del 25 por ciento como tiempo mínimo que debe reservarse al castellano como marca el Supremo.

APORTACIONES "LITERALES" DEL MINISTERIO

Además, ha destacado que incluso en el texto se ha introducido "de forma literal" algunas de las aportaciones del Ministerio. Por todo ello, Marzà ha criticado "el juego partidista" del PP, que "se aparta de cualquier argumento pedagógico" para afianzar el aprendizaje de los tres idiomas cuando ni siquiera se sabe qué proponen. "Pero nosotros no vamos a entrar en el juego del ruido por el ruido", ha asegurado.

Por su parte, Miguel Soler ha destacado que tras la reunión en el ministerio para abordar la tramitación de la ley, las "palabras literales" del secretario de Estado, exceptuando sus dudas por la palabra "promover" fueron que el texto era "impecable". "Por tanto, ni mirándola con lupa hay por dónde presentar un recurso", ha afirmado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.