Bush, de gira por países árabes.
George W. Bush saluda a un soldado norteamericano en la base naval en Bahrain. REUTERS

El presidente de EEUU, George W. Bush, acusó a Irán de ser el principal patrocinador del terrorismo del mundo y dijo que fortalecerá sus relaciones militares con los países del Golfo Pérsico para hacerle frente, afirmó en un discurso en Abu Dhabi.

Bush afirmó que el Gobierno de Teherán gasta "cientos de millones de dólares" para financiar grupos terroristas como Hamás, Yihad Islámica, y da armas al Talibán y a las milicias chiíes en Irak, en un discurso principal en la capital de Emiratos Árabes Unidos.

Presión sobre Irán

En su discurso principal durante su gira por Oriente Medio, pronunciado en la capital de Emiratos Árabes Unidos, el presidente renovó la presión sobre Irán, país al que acusó de intimidar a las naciones de la zona con sus misiles y su discurso "belicoso", y de ser "una amenaza para la paz y la estabilidad de los (países) vecinos".

Bush también habló de la importancia de la democracia en una región gobernada por monarquías autocráticas. Durante décadas en Oriente Medio "se ha negado el deseo de libertad y justicia ... en nombre de la estabilidad", denunció Bush. "La democracia es la única forma de gobierno que trata a los individuos con la libertad e igualdad a las que tienen derecho", añadió el presidente, quien reconoció que "ha habido algunos reveses en la región" en este sentido.

También remarcó que la democracia lleva a la paz y la estabilidad. Además, Bush se refirió en el discurso a las negociaciones para poner fin al conflicto entre palestinos e israelíes. Dijo que la creación de un estado palestino "es la mejor garantía de paz" y contribuirá a la seguridad del Golfo Pérsico. "Ha llegado el momento para una Tierra Santa donde palestinos e israelíes vivan en paz", remarcó.

Medidas de seguridad sin precedentes

Las autoridades árabes han adoptado medidas de seguridad sin precedentes en todo el país para recibir a Bush, y en algunas avenidas estuvieron estacionadas desde primeras horas de la mañana decenas de vehículos blindados y otros automóviles de las fuerzas especiales y antiterroristas. Estas medidas ha sido inusuales en Emiratos, unos de los estados más seguros de la región, que nunca ha sido feudo de grupos extremistas ni ha sido blanco de acciones terroristas.

La seguridad ha sido reforzada en todos los estados árabes incluidos en la gira de Bush, muy en especial, tras el reciente llamamiento de Al Qaeda a sus simpatizantes en la región para que no le reciban "con flores, sino con bombas y coches bombas". De hecho, la Marina de Estados Unidos temía que las lanchas iraníes que hostigaron, según la versión del Pentágono, a tres de sus barcos durante un incidente en el Estrecho de Ormuz quisieran realizar un ataque suicida.