Beatriz Gascó durante una de sus intervenciones en las Corts
Beatriz Gascó durante una de sus intervenciones en las Corts PPCV - Archivo

De este modo, la portavoz 'popular' ha pedido la retirada de la ley que "promueve un falso plurilingüismo": "Si al final no se retira esta ley con toda probabilidad lo acabarán haciendo los tribunales", ha advertido.

Por ello, ha reclamado "hacer las cosas bien" y que "se asuman responsabilidades políticas con carácter inmediato, porque no pueden saltarse la ley, mentir e intentar manipular a toda la sociedad y, encima, querer salir indemne de un tema tan grave".

En esta línea, ha afirmado que se está "perdiendo un tiempo precioso, porque al final van a tener que rectificar una norma ilegal". "Por eso es mejor hacerlo cuanto antes y dejar de perjudicar al alumnado valenciano", ha declarado.

Al respecto, Gascó ha explicado que "en realidad la ley no se puede llamar plurilingüe porque no tiene como objetivo el aprendizaje de las tres lenguas: castellano, valenciano e inglés", sino que "el único objetivo que persigue es la imposición del valenciano y además de forma sectaria y radical". "Sin embargo el aprendizaje del inglés sufre un retroceso muy importante", ha asegurado.

Así, "lejos de avanzar con esta norma lo que hacemos es retroceder lo avanzado desde 2012", por lo que "esta ley del falso plurilingüismo va a poner a los alumnos valencianos en desventaja con el resto de alumnos de otras comunidades que tienen normas que promueven realmente el aprendizaje del inglés, no como la ley valenciana que solo promueve el adoctrinamiento político".

"CHANTAJE LINGÜÍSTICO"

Por otro lado, Beatriz Gascó ha acusado a Marzà de "mentir de forma reiterada, la última diciendo que la derogación del decreto del chantaje lingüístico no iba a afectar a las familias".

De acuerdo a la portavoz, esta es "una estrategia para intentar salvar su imagen denostada": "Intenta transmitir sensación de normalidad después de haber vulnerado los derechos fundamentales de las familias y de haber incumplido leyes orgánicas y jurisprudencia autonómica, española y europea", ha apuntado.

Sin embargo, ha declarado, "es una situación no de normalidad, como pretende transmitir Marzà, sino de extrema gravedad, con la que queda deslegitimado para seguir siendo conseller de Educación".

De igual forma, ha señalado que Marzà "también miente cuando dice que el texto no se aplica porque se derogó". Por el contrario, según Gascó, la norma se suspendió "para intentar esconder a la sociedad su intento de adoctrinamiento que pretendían desarrollar con ese decreto, limitando la libertad de las familias y chantajeándolas para imponer el valenciano de una forma ilegal".

Así, ha expresado, "no lo derogaron por voluntad propia, sino por oportunismo político para esconder la verdadera realidad del Consell: separatista, radical y sectario que antepone el nacionalismo catalán por encima del bienestar de los alumnos". "Decir que esa situación no afecta a los alumnos valencianos es mentir, porque afecta no solo a los alumnos sino a toda la sociedad valenciana".

Por último, la representante 'popular' ha manifestado que "el TSJCV anula el decreto del chantaje lingüístico porque considera que sigue vigente pese a que el Consell pretende transmitir lo contrario".

Así, ha indicado que "la sentencia señala que el espíritu del decreto-ley actual con el que están estudiando todos los niños de primero de infantil sigue vivo y, por tanto, se siente con la legitimidad de poder hacer públicas todas las ilegalidades, tropelías y ataques a la libertad que sufren las familias en particular y la sociedad valenciana en general", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Valencia.