Según han informado a Europa Press fuentes de Renfe y del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), el primer suceso devino de la detención del Altaria entre Almargen y Setenil, en el kilómetro 39+200 de la línea Algeciras-Bobadilla, como consecuencia del corte de la vía a las 19,00 horas al haber quedado la misma obstaculizada por piedras, barro, troncos y escombros.

Posteriormente el tren pudo reanudar su trayecto una vez retirados los obstáculos, si bien ya debió circular con un retraso de dos horas y media. Cabe reseñar, en este sentido, que el vehículo llega a la estación de San Roque por obras en la de La Línea de la Concepción.

Por otro lado, se quedó parado un media distancia Granada-Algeciras, donde sus ocupantes han debido ser transbordados por carretera hasta su destino. Y es que se observó en un punto cercano un problema que hizo que los técnicos de mantenimiento e infraestructuras cortaran la circulación para hacer reconocimiento de esa zona y proceder a operaciones necesarias para dejar estabilizada la vía.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.