El conseller Vicente Roig ha explicado que se trata "de un referente en servicios sociosanitarios de la isla y es necesario blindarlo porque ya sabemos por otros casos que la palabra del Govern hacia el Consell no significa mucho".

"Hace unos días, según el Govern, la retirada de la resolución que elimina la función de hospital a Cas Serres era un acto de prevaricación y, dos días después, resulta que con una concesión graciosa de Francina Armengol deja de ser prevaricación y el propio Govern dice al Consell que lo seguirá siendo. Sinceramente, esto demuestra falta de seriedad y la intención permanente de engañar a los ibicencos. Son necesarios actos firmes como la retirada de la resolución o, al menos, su suspensión y no sólo titulares", ha explicado.

Roig ha explicado que llevan semanas con "idas y venidas", lo que pone de manifiesto que el Consell "todavía no sabe qué quiere o qué debe hacer". El PP ha reiterado que la consellera de Bienestar Social, Lydia Jurado, debe dimitir o el presidente debe destituirla "por el bien de Cas Serres".

Roig ha asegurado que Cas Serres es fundamental para los mayores de la Isla y para el resto de residentes y familias, por lo que deben hacerse los trámites oportunos y necesarios para seguir con la acreditación de hospital y, así, "asegurar la permanencia de los servicios".