Pesca de jonquillo en Baleares. Imagen de archivo.
Pesca de jonquillo en Baleares. Imagen de archivo. CAIB - Archivo

Según ha informado la Conselleria de Medio Ambiente en un comunicado, las barcas de arrastre han pescado en el año 2018 1,02 toneladas por semana y embarcación saliendo cuatro días a la semana, prácticamente la misma cantidad que en 2015, cuando salían cinco días a la semana y capturaban 1,07 toneladas por semana y embarcación.

En total, los barcos de pesca de arrastre han suprimido las salidas correspondientes a 496 días para reducir el esfuerzo pesquero, siguiendo las recomendaciones de la Unión Europea (UE).

Desde el Govern han explicado que el hecho de que haya disminuido este esfuerzo pero no así el rendimiento hace que el sector se haya concienciado y haya decidido, por iniciativa propia, alargar los paros de un día a la semana en Mallorca, al menos hasta mediados de mayo.

Así, han recordado que un incremento de las capturas paralelamente a una reducción del esfuerzo es uno de los paradigmas del concepto de pesca sostenible.

En este sentido, las 36 barcas de arrastre salen ahora una media de 34 días en el primer trimestre, mientras que antes de los paros eran 41 días. Las jornadas en las que se hacen estas interrupciones son consensuados por los propios pescadores con la intención de afectar lo menos posible el abastecimiento de la lonja.

De este modo, en Mallorca, donde amarra la mayoría de la flota, las barcas que salen en las cinco zonas diferenciadas -Palma y Puerto de Sóller, Andratx, Santanyí, Cala Rajada y Alcúdia y Portocolom-paran en días alternos.

Esta modalidad de parada se hace de acuerdo con los informes del Instituto Español de Oceanografía que establece medidas de protección para las poblaciones de las especies de pequeños pelágicos, como la merluza, el salmonete de fango, el pulpo, la gamba o la cigarra.

Además, la Conselleria ha recordado el origen de estas paradas se engloba en el marco del Fondo Europeo Marítimo de Pesca (Femp), por el que se compensa a los pescadores para estas paradas mediante ayudas, que son gestionadas conjuntamente entre el Fondo de Garantía Agraria y Pesquera (Fogaiba) y la Dirección General de Pesca y Medio Marino; mientras que el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente hace el pago, con una financiación del 50 por ciento a cargo del Femp.

De este modo, se cumple el Reglamento de la Unión Europea y otras normativas del Estado y de la Comunidad Autónoma relativas a la pesca, que destacan la necesidad de tomar medidas de gestión para la explotación sostenible de los recursos pesqueros en el mar Mediterráneo.

Por último, el objetivo principal es establecer un marco de gestión eficaz para la protección estricta de determinadas especies marinas y la conservación de los hábitats naturales y la fauna y la flora marinas.