Fernández del Río ha dicho que la circulación ha sido intensa, fluida y segura y que en ningún punto de la provincia se han registrado problemas, ni accidentes graves.

"Ha sido un puente intenso, aunque no de los más intensos, ya que la Semana Santa estaba próxima, había menos estaciones de esquí abiertas y menos circulación, pero no obstante el tráfico ha sido abundante y la reapertura de Monrepós ha sido un alivio", ha detallado.

El viernes pasado se abrió un paso provisional en este punto de la N-330, cerrado durante una semana por el deslizamiento de la calzada, que obligó a desviar el tráfico por la autonómica A-132. "Ahora las obras están avanzadas en muchos puntos y cuando haya días de mucha intensidad, podrán provocarse retenciones". No obstante, "en este caso, no ha sido así y se ha circulado con total normalidad", ha apostillado el responsable de Tráfico.

Fernández del Río ha recordado que los vehículos tienen que reducir ahora la velocidad a 50 kilómetros para circular por ese desvío, de unos 300 metros de longitud y que está "por encima" del punto afectado, restricción de velocidad "que se está respetando" ya que "tampoco es muy lenta" y los conductores la están asumiendo "con responsabilidad", ha esgrimido.

Consulta aquí más noticias de Huesca.