Óscar Reyes
Óscar Reyes. 20MINUTOS

Interpreta a Machu Picchu, el camarero suramericano de Aída, la serie de Telecinco. Es un papel pequeño, que gracias al buen hacer del actor está cobrando protagonismo.

Es usted madrileño…

Sí, del barrio de Tetuán; allí me crié.

Nadie lo diría.

(Risas) Sí, es verdad. A veces me encuentro con gente latina y me cuesta convencerles de que no soy extranjero.

¿Y cómo acabó en Aída?

Estaba haciendo teatro en Jaén cuando me llamaron para la prueba. Fui a hacerla a Madrid y luego volví a Jaén. Pensé que no me llamarían, pero lo hicieron.

¿Qué tal con el equipo? ¿Hay divas o divos?

No, es una de las mejores cosas. Desde técnicos hasta actores, pasando por todos los niveles, nos llevamos muy bien.

¿Es difícil hacer de camarero abnegado?

En realidad, sí. Hacer un personaje que no habla es muy duro, porque toda la interpretación la tienes que hacer de forma gestual. Además, yo nunca había hecho un papel de latino y quería que fuera creíble.

Y lo es, porque por la calle le llaman Machu Picchu…

Sí, todos me llaman Machu Picchu, para ellos no soy Óscar. También me paran y me llaman por otros apelativos que salen en gags de la serie. Sorprende cómo la gente se queda con todo y lo repite luego.

Su personaje ha ido cogiendo protagonismo. ¿Nos espera alguna sorpresa?

La verdad es que cada vez le pasan más cosas, y cada vez está más presente en la serie. A la gente le gusta y le hace gracia. Creo que en próximos episodios a Machu Picchu le van a ocurrir más cosas, pero yo no puedo desvelar nada.

Esa melena suya… ¿Es del personaje?

(Risas) Sí, es de Machu Pic-chu. Pero la piel morenita y los ojos almendrados son míos.

El personaje de Mauricio (el dueño del bar) y usted tienen una relación polémica, pero lo hacen gracioso…

Sí, la situación en que Mauricio tiene a Machu Picchu es muy dura, ojalá que no exista en la realidad. A veces Mauricio hace o dice cosas que son para cortarle la cabeza, pero en el fondo tiene un corazón muy grande.

¿Por qué llama licenciado a Mauricio?

La verdad es que no lo sabemos. Mariano Peña (Mauricio) y yo hemos llegado a la conclusión de que como Mauricio es tan fanfarrón, intenta hacer pensar que realmente tiene estudios.

BIO

Nació hace 28 años en Madrid, en el barrio de Tetuán, y ya desde pequeño apuntaba maneras en la interpretación. Se diplomó en arte dramático y ha hecho teatro antes de empezar en televisión.