Según ha informado este jueves el partido en un comunicado, el ministerio público denunció a Sabater a raíz de la "denuncia pública que hizo a los medios de comunicación de un pinchazo masivo de ruedas de coches el pasado octubre".

La CUP ha explicado que entre el 3 y el 4 de octubre, poco después del 1-O, aparecieron pinchadas las ruedas de los 163 vehículos que estaban aparcados en la vía pública en Verges, además de una quincena en Sarrià de Ter (Girona) y una decena más en Medinyà (Girona).

Ha calificado los hechos de "ataque violento y con todos los indicios de que fue premeditado" y que, sin embargo, una semana después un juzgado de la Bisbal d'Empordà (Girona) archivó la causa por falta de autor conocido.

Según la denuncia de la Fiscalía presentada el 13 de abril ante el juez de instrucción de la Bisbal d'Empordà, Sabater hizo declaraciones sobre los pinchazos en las que afirmaba: "El domingo 1 de octubre éramos un pueblo goloso. La Guardia Civil intentó entrar y no pudo entrar y yo diría que de día van uniformados y de noche van incontrolados".

El ministerio público ha pedido la citación del alcalde en calidad de investigado y ha señalado que hizo estas afirmaciones después de la actuación de la Guardia Civil contra el referéndum del 1 de octubre porque pretendía "con esas expresiones absolutamente infundadas generar y/o incrementar la animadversión de los receptores de las mismas hacia los agentes".

El partido ha transmitido su apoyo a Sabater y ha considerado que la investigación "responde, una vez más, a la persecución política del estado español a todo el movimiento independentista".

Consulta aquí más noticias de Girona.