El proyecto es del Grupo de Genética del Hospital Valdecilla y de la Fundación Instituto de Investigación Sanitaria Valdecilla (IDIVAL), organismo dependiente de la Consejería de Sanidad, pero desarrollado en estrecha colaboración con el grupo de óptica de la Universidad de Cantabria.

Ha sido elegido para participar en la tercera edición del Programa de Mentorización Internacional del MIT, que elige por primera vez un proyecto cántabro relacionado con el ámbito sanitario.

Esta designación, junto a otros cinco proyectos de centros hospitalarios españoles avalados por la Fundación para la Innovación y la Prospectiva en Salud de España (FIPSE), está orientada a apoyar las tecnologías biomédicas más innovadoras con el fin de lograr su aplicación clínica y un impacto real en el cuidado de la salud.

El trabajo del Grupo de Genética de Valdecilla-IDIVAL se centra en el desarrollo del un sensor nanoplasmónico para la detección de células tumorales circulantes en sangre de pacientes con cáncer.

En este proyecto participan el doctor José Luis Fernández Luna, coordinador de Genética de Valdecilla y del IDIVAL y responsable del trabajo; Fernando Moreno y Francisco González, responsables del grupo de óptica de la Universidad de Cantabria; Alfredo Franco, investigador del grupo de óptica de la UC; y el equipo de Santos Merino, responsable del grupo de sensores de la Unidad de Química de Superficies y Nanotecnología de IK4-Tekniker, informa la Consejería de Sanidad.

DISPOSITIVO

Según ha explicado el doctor Fernández Luna, el desarrollo de metástasis es la principal causa de morbilidad y mortalidad en pacientes con cáncer. Por este motivo, ha señalado, la creación de dispositivos que permitan hacer un seguimiento de la evolución de la enfermedad y monitoricen la respuesta a los tratamientos tiene un gran valor clínico, ya que puede orientar al oncólogo a tomar decisiones que mejoren el curso de la enfermedad tumoral.

Ha comentado que el proyecto del Grupo de Genética de Valdecilla-IDIVAL plantea el desarrollo de un dispositivo de detección de células tumorales circulantes (CTCs) en sangre de pacientes con cáncer colorrectal y de mama, ya que la identificación de biomarcadores tumorales, como las CTCs, en sangre periférica permite evaluar la evolución de la enfermedad mediante técnicas no invasivas.

El dispositivo diseñado está basado en la tecnología nanoplasmónica y microfluídica y es capaz de detectar CTCs con una gran sensibilidad y especificad, lo que permite el seguimiento de la enfermedad y la monitorización del tratamiento.

Actualmente este dispositivo, que ha sido patentado a nivel europeo, se encuentra en fase de prototipo de laboratorio con el que se han realizado pruebas de concepto sobre su funcionamiento y se está comenzando a diseñar la fabricación de un prototipo de mercado con el que se puedan realizar validaciones clínicas.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.