Pere Joan Pons y Francesc Antichb
Pere Joan Pons y Francesc Antichb EUROPA PRESS

Concretamente, según se detalla en la iniciativa, recogida por Europa Press, se pide que el Estado tome todas las medidas necesarias para que la actual Delegación del Ministerio de Defensa pueda ser objeto de una negociación entre administraciones que permita una permuta en el uso actual de la casa.

El objetivo es que sirva de espacio de memoria y como "el símbolo de todos los ciudadanos de la dignidad del alcalde Darder y de todos los que fueron ejecutados y represaliados por el alzamiento militar".

Pons ha defendido que Darder fue el último alcalde republicano de Palma, asesinado, de madrugada, "por las fuerzas que perpetraron el golpe de Estado al gobierno legítimo republicano".

"Darder es el mejor símbolo del hombre, del ciudadano, que puso las instituciones de Palma al servicio de la modernización, la mejora de la calidad de vida, la lucha por la igualdad y la equidad, la universalización de la educación, la sanidad y la cultura", ha asegurado el diputado.

Asimismo, Pons ha expuesto que el que fuera alcalde de Palma "estuvo comprometido con la democracia, con la política, y muy especialmente en sus dos períodos como alcalde tanto con políticas educativas como con políticas sanitarias y de higiene, además de en mejoras urbanas estructurales".

Una de las viviendas que le fueron embargas es actualmente la Delegación del Ministerio de Defensa en Baleares, "que recientemente ha negado al Ayuntamiento y al resto de instituciones de las islas la posibilidad de recuperar este edificio simbólicamente emblemático".