Renta
Renta EUROPA PRESS

Cuando llega la campaña de la Declaración de la Renta, existen diversos motivos que dan lugar a que en un mismo año fiscal, haciendo repaso de tu vida laboral, aparezcan varios pagadores: autónomos que simultanean trabajos, colaboraciones con distintas entidades, finalizar de un contrato y comenzar a cobrar el paro y viceversa, cambiar de trabajo, cambios internos de una misma empresa… Al final, la situación es la siguiente: ingresos que provienen de distintos nichos y que no sabes si tendrás que declarar.

¿Es obligatorio hacer la declaración de la renta si tengo más de un pagador?

El límite fijado por la Agencia Tributaria este año es de 12.000 euros para aquellos contribuyentes cuya renta incluya a varios pagadores siempre y cuando “la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes por orden de cuantía superen la cantidad de 1.500 euros anuales”.

Así que la obligación depende si tu situación personal cumple o no con este requisito.

¿Si tengo dos o más pagadores anuales, como norma general, me sale a pagar?

No tiene por qué. Lo que Hacienda pretende pidiendo la declaración es calcular y equilibrar todos los ingresos y los impuestos que se debe pagar por ellos en un año fiscal. Si se plantea una situación sencilla, con un único pagador, como norma general, la empresa en la que trabaja lleva a cabo la retención del IRPF que le corresponde cada mes y, si no hay cambios a lo largo del año, el trabajador no no debería tener ningún sobresalto a final de año.

Sin embargo, cuando se unen dos o más pagadores, esta estabilidad puede variar. Esto se debe a que es posible que cada empresa calcule las retenciones como si fuese el único pagador durante todo el año, por lo que la retención de cada una sería menor que si tuviese en cuenta los ingresos del resto de pagadores.

Esta situación es la que podría provocar un desequilibrio que más tarde debería regularse al hacer la declaración, equiparando los ingresos recibidos por todos los pagadores a la retención correspondiente de la cantidad total.

¿Cómo no llevarse sorpresas?

Existe la posibilidad de pedir a cada pagador que aplique directamente sobre el ingreso la retención ajustada a la situación particular del contribuyente.

Así, puede que en el momento el ingreso percibido sea menor, pero se reducirá la posibilidad de que el trabajador tenga algún susto en la declaración del año siguiente.