Un empresario de Mississipi (EE UU) tendrá que pagar 754.500 dólares al primer marido de su mujer por una antigua ley cuya constitucionalidad se negó a estudiar la Corte Suprema, según informa Yahoo.

Sandra tuvo un hijo con su Jerry seis años después de haberse casado con Johny
Dicha ley que aún afecta a seis Estados de EE UU establece que la "pérdida afectiva" infligida a un marido por un nuevo seductor debe ser
compensada en efectivo.

Johnny y Sandra Valentine se casaron en 1993, pero en 1997 Sandra empezó a trabajar para Jerry Fitch, que se había enriquecido en el mercado inmobiliario y en el petrolero. Dos años más tarde Sandra tuvo a un bebé con Jerry.

En el divorcio -en el que reconoció el adulterio- Sandra obtuvo la custodia de la niña, una pensión alimenticia y la casa de la pareja.

Entonces, Valentine, de profesión fontanero, demandó a Fitch.

En abril de 2005, un jurado reconoció que el divorcio representó para el plomero "la pérdida de compañía, amor, afecto, apoyo y relaciones sexuales", y ordenó al empresario pagarle 754.500 dólares para indemnizarlo.

La Corte Suprema se negó el lunes a revisar el caso, haciendo definitiva la condena.