En un comunicado, indica que los empresarios sevillanos de sectores como la hostelería y las empresas de alimentación se han regido en estos días por una normativa municipal "muy restrictiva pero que, a pesar de todo, han acatado en aras a la seguridad". Sin embargo, "esas mismas restricciones han posibilitado la proliferación de la venta ambulante indiscriminada de bebidas que, a pesar de que la policía ha sido muy activa, la cantidad de ilegales ha sido difícil de contener".

Por ello, la CES pedirá formalmente al Ayuntamiento que, en el futuro, se tenga en cuenta a los empresarios a la hora de elaborar la normativa que regula tanto la Semana Santa como la Feria de Abril, "fechas con gran trascendencia en las empresas sevillanas".

Advierte de que, en el caso de este año en Semana Santa, la venta ambulante con licencia ha jugado "con ventaja respecto a los empresarios radicados en las zonas afectadas".

"Es más, han sido decenas las quejas de empresarios de hostelería y de empresas de alimentación que han asistido a la paradoja de que, mientras ellos permanecían cerrados o imposibilitados de vender, los ambulantes no se han visto afectados por esas mismas restricciones", subraya.

Por último, ha recordado que, desde el año pasado, el Ayuntamiento de Sevilla cuenta con la presencia institucional de la CES en el Centro de Cooperación Operativa, lo que posibilita su asistencia a todas las reuniones de este organismo y, además, mantiene una línea directa permanente con los empresarios para comunicar en tiempo cualquier incidencia y actuar en consecuencia.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.