En Can Ribes (Gavá) el IMPSOL construyó 98 viviendas que fueron adjudicadas hace pocos meses.
En Can Ribes (Gavá) el IMPSOL construyó 98 viviendas que fueron adjudicadas hace pocos meses. JUAN PEDRO CHUET MISSÉ

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) creará una empresa mixta para ofrecer pisos de alquiler asequible, y poder intervenir en la puja entre oferta y demanda del mercado inmobiliario. En Europa el 75% del parque de viviendas son de propiedad y el restante 25% se destina a alquiler, mientras que en España la proporción sube al 82% y 18%, respectivamente.

La poca oferta de propiedades para alquiler y la gran demanda sobre ellas crea una situación de especulación y aumento de precios. Según estudios del Observatori Metropolità de l'Habitatge (O-HB), el precio de la vivienda aumentó entre el 24% y el 28% en los últimos tres años.

La mayor demanda se sitúa entre los 600 y los 800 euros mensuales, pero la mayor cantidad de ofertas, que no duran más de 25 días en estar vigentes, se encuentran en torno a los 990 euros al mes. La media de alquiler en Barcelona y sus municipios vecinos se sitúa en el orden de los 1.300 euros mensuales, precisa este organismo.

Una nueva empresa mixta

Para poder frenar esta escalada de precios el AMB creará la empresa Habitatge Metrópolis Barcelona. El 50% de su capital social estará en manos privadas, y ellos serán los encargados de construir, promover y gestionar las ventas de los pisos, mientras que el AMB, así como los municipios interesados, aportarán fincas de propiedad pública para que puedan edificar. La inversión global estará en el orden de los 400 millones de euros.

La meta es gestionar un parque de 4.500 viviendas en ocho años, precisó Eduard Saurina, coordinador general del AMB, que se ofrecerán para el alquiler social, con rentas en torno a los 750 euros. "Si un gran operador es capaz de poner en el mercado 1.000 pisos, y tener una pisa de 10.000 a 30.000 pisos en diez años, acabará influyendo en el precio de mercado", dijo Saurina.

Anticiparse a las subidas de precios

El objetivo es llegar a las familias que disponen de recursos económicos, pero que los gastos de alquiler y servicios absorben entre el 40% y el 60% de sus ingresos. "Se trata de un nuevo segmento de mercado que no responde a la situación de emergencia habitacional", describió Saurina, y recordó que las personas que se encuentran en un punto de pobreza extrema ya cuentan con programas de ayuda de vivienda y pobreza energética por parte del AMB y organizaciones como Cáritas o Cruz Roja.

"Son familias que pueden pagar un cierto precio, pero que no podrán llegar a pagar más si el mercado sigue subiendo", agregó Begoña Antonell, cap del Servei Económic i Financer del AMB.

Al inversor privado el ente supramunicipal le garantiza un retorno de la inversión del 3% al 4%, y le solicitan que tenga una permanencia de al menos 10 años en la sociedad. "No buscamos inversores que están detrás de ganancias del 20%, sino que ofrecemos una inversión garantizada".

Las primeras viviendas

La búsqueda del socio privado se realizará en el verano, precisó Antonell, y una vez designado, el AMB comenzará a traspasar las primera fincas. Ya se han elegido cinco solares donde se construirá: dos en Montgat, dos en Sant Adrià de Besòs y una en Sant Boi del Llobregat, los cuales acogerán a las primeras 350 viviendas.

El objetivo es que las primeras propiedades puedan ser entregadas hacia fines del 2019, y las adjudicaciones serán por concurso, previo análisis de la documentación con los requisitos.

Los contratos de alquiler con los futuros propietarios serán de seis a siete años, "el doble que la ley actual", apuntó Saurina, y desde el AMB se mantendrán las subvenciones de hasta el 50% de la renta.

Venta y rehabilitaciones

Otra línea de actuaciones del AMB es la construcción de viviendas por medio del Institut Metropolità de Promoció del Sòl (IMPSOL), que cada año introduce al mercado 400 viviendas a precios asequibles, describió Antonell. Por ejemplo, en Gavà hace pocos meses se entregaron 98 viviendas del complejo de Can Ribes, y en breve comenzará la construcción de otras 143 propiedades en el lugar, que se suman a los 100 apartamentos finalizados en Cornellà.

La tercera línea de actuación en viviendas del AMB son las rehabilitaciones de fincas, para lo cual los propietarios solicitan a través de los ayuntamientos subvenciones que alcanza al 100% de los trabajos de rehabilitación, y se comprometen a devolver la mitad en el plazo de diez años.

Radiografía de la vivienda en el área metropolitana

Cada vez es más difícil acceder a una propiedad:

1. El primer informe del Observatori Metropolità de l'Habitatge puso en evidencia las dificultades de la ciudadanía para poder tener su vivienda propia.
2. Un 42% de la población de Barcelona y alrededores destina cuatro de cada diez euros para pagar el alquiler y los servicios de la vivienda.
3. El parque de alquileres indefinidos se ha reducido drásticamente: del 23% de los contratos existentes en 1990 se disminuyó a un 2% en 2016, cuando se firmaron 106.000 contratos de alquiler.
4. En tanto las operaciones de compras se incrementaron un 87% entre el 2013 y el 2016, y los precios de las viviendas de segunda mano treparon un 43% en ese período.
5. Esta situación también provoca que se retrase la emancipación de los jóvenes de 16 a 29 años, que en Cataluña ha caído un 27% en una década.
6. Otra consecuencia es el aumento de los desalojos: en los últimos cuatro años unas 125.000 personas perdieron sus hogares.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.