El tráfico rodado (coches y trenes) mantiene a Madrid en vilo por el ruido que se genera a diario. El último Mapa Estratégico del Ruido (MER) del Ayuntamiento  que comprende el periodo entre 2011 y 2016 arroja un dato muy destacado: en horario nocturno, el número de personas expuestas al exceso de ruido se ha reducido en un 37,9%, pero todavía uno de cada diez habitantes sufre niveles sonoros superiores a los reglamentarios por la noche, cuando el límite es de 55 decibelios. Además, estamos ante un descenso sostenido. Y es que entre 2006 y 2011, estas marcas se redujeron también en cinco puntos.

Hay dos vías para entender las conclusiones del informe. Por una parte, si atendemos a las 31 estaciones fijas con las que cuenta Madrid, diez de ellas han reducido un decibelio de media, en otras diez los valores se han mantenido y solo una, la de General Ricardos, ha aumentado sus cifras, en casi tres decibelios.

Aunque la manera más representativa de apreciar la evolución consiste en atender a los 21 distritos de la capital. Todos ellos reducen notablemente sus niveles excesivos de ruido, excepto Puente de Vallecas, que además de ser la zona con registros más altos de ciudadanos afectados con un 17,2%, ha aumentado su dato en cuatro puntos.

Precisamente, el análisis concluye que los niveles de ruido en la mayoría de los tipos de viales, pero sí en los de distribución del distrito y los grandes ejes, como en el tramo de la M-30 cercano a la estación de Madrid – Abroñigal, el tramo de la A-4 entre la M-30 y la M-40 y el tramo de la M-40 entre la Avenida de Entrevías y la A-3, en los que se han incrementado los niveles de ruido, según el documento presentado por el equipo de Manuela Carmena.

En el otro extremo está Vicálvaro: en 2011 presentó un 15,5% de ciudadanos afectados por la contaminación sonora, pero ha conseguido, en este periodo, colocarse como la menos afectada, con un 1,5% de la población perjudicada. Una reducción parecida se da en Barajas (de un 15,6% de la población aquejada hace siete años a un 3,8% hace dos); pero hay que tener en cuenta que el aeropuerto, al no estar gestionado por el Ayuntamiento, no entra en esta estadística. Casi doce puntos reduce también Retiro, registrando un 12,6%.

Las cifras diurnas, mejores

De día, las cifras son más alentadoras, puesto que solo un 2,2% de la población sufre niveles desorbitados y el impacto se ha reducido en un 46,7% en cinco años. Eso sí, el límite de decibelios permitido es de 65 en horario diurno. En este sentido, la mejor evolución la presentan Barajas (4,6 puntos menos), Chamberí (4,1) y Ciudad Lineal (3,8).

El distrito de Tetuán es el único que ve cómo, en horario diurno, la cifra de ciudadanos que soportan el ruido extremo aumenta en 1,1 puntos en 2016 respecto a 2011, pasando de un 3,3% a un 4,4%.

La elaboración del MER 2016 ha supuesto más de dos años de trabajo en el que han participado más de 25 técnicos. Se han utilizado los resultados de las mediciones de las 31 estaciones fijas de la Red de Vigilancia de la Contaminación Acústica mencionadas y de otras 16 estaciones móviles.

Además, se han empleado las mediciones obtenidas en más de 3.370 puntos de la ciudad con vehículos especialmente instrumentalizados y que han supuesto más de 15.000 horas de medición.

Con todo ello, y mediante las herramientas de cálculo establecidas en la legislación de aplicación, se han obtenido los niveles de ruido en más de 70 millones de puntos de la ciudad de Madrid.

Consulta aquí más noticias de Madrid.