El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, retiró este domingo su oferta para negociar sobre el futuro de los miles de jóvenes indocumentados beneficiarios de DACA y amenazó a México con poner fin al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) si no incrementa su seguridad fronteriza.

"¡NO MÁS ACUERDOS CON DACA! (sic)", dijo en Twitter el mandatario, quien ha empleado en la Casa Blanca las mismas tácticas de negociación que le hicieron famoso en el mundo inmobiliario.

Ese comentario sobre DACA, de cuatro palabras y en mayúsculas, supone un giro en la postura del presidente, pues hasta ahora Trump había insistido en que quería una solución para los jóvenes indocumentados, conocidos como "soñadores", y había culpado a los demócratas del bloqueo de las negociaciones.

Este domingo, sin embargo, el mandatario urgió a sus correligionarios a usar la llamada "opción nuclear" para cambiar las leyes del Senado y aprobar una ley migratoria sin DACA. "Los republicanos deben usar la opción nuclear para aprobar leyes duras AHORA MISMO (sic)", subrayó Trump.

La llamada "opción nuclear", que el líder de la mayoría en la Cámara Alta —en este caso, el republicano Mitch McConnell— puede convocar de manera discrecional, cambia las reglas del Senado, al requerir una aprobación solo por mayoría simple (51) y no de 60 votos.

Así, esta excepción pone en peligro la capacidad del partido de la minoría para detener o bloquear el voto en casi cualquier materia, incluida la ley migratoria que los dos partidos llevan negociando durante meses en el Congreso sin haber alcanzado aún un acuerdo.

Grupos de legisladores de los dos partidos presentaron en varias ocasiones a Trump propuestas para dar una solución definitiva a los "soñadores", pero el presidente no aceptó ninguna de ellas porque no contenían suficiente dinero para su muro con México o porque no acababan con el actual sistema de reagrupación familiar.

El programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) fue proclamado en 2012 por el entonces presidente presidente, Barack Obama (2009-2017), pero Trump ordenó que expirara en marzo, una decisión que ha sido bloqueada temporalmente por los tribunales.

El presidente está celebrando la Pascua en su club de Mar-a-Lago, en Palm Beach (Florida), y este domingo acudió junto a la primera dama, Melania, a una misa en la iglesia episcopal Bethesda-by-the-Sea.

Preguntado sobre sus mensajes en Twitter, Trump consideró que los demócratas "tenían una gran oportunidad" para solucionar DACA, pero la estropearon y ahora el Gobierno deberá "echar un vistazo".

"Tenían una gran oportunidad, los demócratas lo estropearon. Tenían una gran, gran oportunidad pero tendremos que echar un vistazo, porque México nos tiene que ayudar en la frontera. Ellos (los inmigrantes) pasan a través de México. Los envían a Estados Unidos. Ya no puede ser así", consideró.

Trump insistió así en sus ataques a México, país al que amenazó este domingo en Twitter con el fin del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), también conocido como Nafta (por sus siglas en inglés) y que Estados Unidos está negociando con México y Canadá.

"México está haciendo muy poco, si no NADA para evitar que la gente llegue a México a través de su frontera sur y, luego, a Estados Unidos. Se ríen de nuestras tontas leyes de inmigración. Tienen que acabar con la gran droga y el flujo de gente o voy a acabar con NAFTA. ¡NECESITAMOS UN MURO! (sic)", dijo Trump.

La renegociación del TLCAN, en vigor desde 1994, fue impulsada por el Gobierno de Trump, quien durante las conversaciones ha usado un tono duro y ha amagado en varias ocasiones con salirse del pacto.

Trump también criticó este domingo una política conocida como "catch and release" (atrapar y liberar) y que su Gobierno ha seguido implementado, pese a que tiene discrecionalidad para acabar con ella.

Esa política permite a los agentes fronterizos liberar a los inmigrantes que atrapan en la frontera con la idea de que, si no suponen un peligro para la seguridad de Estados Unidos, pueden permanecer en libertad mientras esperan a un juicio migratorio que examine su deportación.

"Los agentes de la Patrulla Fronteriza no pueden hacer su trabajo adecuadamente en la frontera debido a las ridículas leyes liberales demócratas como 'catch and release'", consideró en Twitter.

El mandatario, que tiene previsto volver este domingo a Washington, ha pasado el fin de semana en compañía de Stephen Miller, uno de sus asesores más cercanos y considerado el artífice de sus propuestas más duras en materia migratoria.