Los arrestados presuntamente se desplazaban desde el área metropolitana de Barcelona, entraban en domicilios aislados del municipio gerundense y uno de ellos, vecino de la zona, facilitaba la información de los objetivos para cometer los robos.

Iban vestidos de negro, intimidaban a los habitantes con objetos, herramientas contundentes y una arma de fuego, y no dudaban en usar la violencia para llevarse, principalmente, dinero y joyas.

La investigación comenzó en julio de 2017 y el lunes detuvieron a los cinco hombres en L'Hospitalet de Llobregat, Esplugues de Llobregat (Barcelona) y Riudellots de la Selva (Girona), después de que los agentes realizaran tres registros en domicilios de la primera localidad y encontraran ropa usada durante los robos y herramientas.

Los agentes mantienen la investigación abierta y no descartan más detenciones mientras que a los cinco arrestados se les atribuyen diversos delitos presuntamente cometidos entre julio y octubre de 2017: cuatro robos con violencia y intimidación en domicilios, cuatro por posesión ilícita de armas, cinco por lesiones, diez por detención ilegal y uno por pertenecer a grupo criminal.

Consulta aquí más noticias de Girona.