Control militar en el sector de Mataje, Ecuador.
Imagen cedida por el periódico El Telégrafo que muestra un control militar en el sector de Mataje, Ecuador. John Guevara / El Telégrafo

La situación se agrava cada vez más en la zona que separa Ecuador y Colombia por la amenaza terrorista de grupos delictivos dedicados al narcotráfico.

En los últimos meses, el país ha sufrido varios atentados contra las fuerzas de seguridad, dejando hasta el momento cuatro militares muertos y 43 heridos entre civiles y uniformados. El secuestro de dos periodistas y un conductor del periódico El Comercio en Mataje, Esmeraldas, el lunes 26 ha dejado al país ecuatoriano en vilo.

Nueve días despúes, un canal de televisión colombiano ha difundido un vídeo donde se puede ver al equipo de prensa secuestrado. "Ellos lo único que quieren es el intercambio de sus tres detenidos en Ecuador por nuestras vidas", afirma uno de los periodistas secuestramos en el vídeo mientras abraza a sus compañeros. El canal no ha especificado cómo obtuvo el vídeo, ni tampoco la fecha o el lugar. Entonces, "¿dónde están?" se pregunta Xavier Letamendi, subdirector del diario El Telégrafo, que cuenta a este medio que la labor de los periodistas en la zona fronteriza "es sumamente complicada".

Mientras tanto, bajo el lema "Nos faltan 3", ciudadanos y el gremio de periodistas se han reunido en varias ocasiones en diversos puntos del país para exigir su liberación desde que se confirmó su secuestro.

"La policía encontró el vehículo en el que viajaban pero no tienen conocimiento del paradero de las personas que iban dentro. Se presume que las tienen al otro lado del Ecuador, en Colombia", cuenta un militar que prefiere mantenerse en el anonimato a 20minutos. En esta suposición también coincide el Ministro del Interior de Ecuador, César Navas, que aseguró en una rueda de prensa que el equipo habría sido trasladado al país colombiano. La última vez que se vio a estas personas fue en un retén militar, donde "recibieron las advertencias correspondientes al riesgo de circular por esta zona", indicó Navas.

Sin embargo, el ministro colombiano de Defensa, Luís Carlos Villegas, precisó que "no se ha documentado que estén en territorio colombiano", y añadió que "la investigación está enfocada en el área donde sucedió el hecho, en cercanías al río Mataje, en territorio ecuatoriano".

"Una zona de guerra"

Letamendi asegura que los periodistas que están cubriendo esta información cuentan que Mataje es "una zona de guerra. Nadie entra ni nadie sale". En este aspecto, José Daniel Rengel, periodista de Radio Zapotillo, confirma que la zona "está quedando desolada y está militarizada, por eso la gente está saliendo por miedo y también por falta de oportunidades de trabajo y por las extorsiones".

Tras la desaparición de un periodista, un fotógrafo y un conductor, el gobierno ecuatoriano extremó las medidas de seguridad, prohibiendo la entrada de personas que no vivan en el cantón de San Lorenzo lugar donde existe un estado de excepción, junto a Eloy ALfaro, después de un atentado con coche bomba que dejó 28 heridos a finales de enero.

"Los atentados son a diario"

El presidente ecuatoriano, Lenin Moreno, atribuye estos ataques a grupos de narcotraficantes que ven amenazada su actividad delictiva por la, cada vez mayor, presencia de los cuerpos de la policía y del ejército. "Se sienten acosados y ya no pueden operar con libertad" asegura Rengel. "Unos doce grupos delictivos se estarían disputando el control de esa zona donde no había hasta entonces presencia del gobierno" matiza.

La población tiene miedo: "Hay mucha preocupación. En Esmeraldas hay una situación de pánico colectiva", aclara Letamendi. Para Rengel, nadie se esperaba que el narcoterrorismo tocara suelo ecuatoriano: “El país no estaba preparado para eso, ni las Fuerzas Armadas, ni el gobierno”. Puntualización con la que está deacuerdo Letamendi, que afirma que les "ha explotado en la cara".

En busca del 'guacho'

Frente a Mataje está la mayor plantación de coca del mundo, según asegura Letamendi. Allí, varios grupos disidentes de las FARC se dedican al narcotráfico. Las Fuerzas Armadas colombianas responsabilizan de este secuestro a Walter Patricio Artízala Vernaza alias el 'Guacho', un ecuatoriano que perteneció alrededor de 15 años a las FARC y que ahora es buscado por Ecuador y Colombia en una operación conjunta.