Ensayado por primera vez el pasado lunes en las procesiones de las cofradías de los Dolores y de la Oración en el Huerto, consiste en realizar en un baldeo controlado previo a la salida del cortejo, de forma que el agua no se evapore antes del paso completo de la procesión.

Posteriormente, justo detrás de los hermanos, pasa una barredora equipada con unos cepillos especiales que va "levantando y absorbiendo los restos de cera que, al no haberse fijado al firme, se retiran más fácilmente", ha informado el Ayuntamiento de Granada en una nota de prensa.

Según el concejal de Medio Ambiente de Granada, Miguel Ángel Fernández Madrid, con este método se ha logrado "retirar más del 90 por ciento de la cera en la zona adoquinada y casi el cien por ciento en el asfalto".

Para el edil, "esta Semana Santa está sirviendo para probar una nueva técnica que agilice el trabajo de los operarios y permita una limpieza de la cera más eficiente y efectiva".

Hasta ahora, este nuevo sistema se ha aplicado al paso de la cofradía de los Dolores en el tramo comprendido entre Carrera del Darro, Plaza Nueva y las calles Reyes Católicos, Santo Espíritu, Pavaneras y

Santa Escolástica. También ha sido efectivo en la procesión del Huerto entre las calles Pavaneras y Santa Escolástica, en el barrio del Realejo.

Fernández Madrid ha agradecido la colaboración del público asistente a las procesiones así como a todas las cofradías, "sin cuya implicación nunca se hubiera podido llevar a cabo esta iniciativa, que no sólo contribuye al engrandecimiento de nuestra semana de pasión sino que la hace más limpia, accesible y segura".

También se ha obtenido un buen resultado en las actuaciones ya contempladas en el plan especial de limpieza que se lleva a cabo todas las noches en los cruces de Puerta Real con Alhóndiga y Ganivet, Gran Vía con calle de la Cárcel y Colón con San Matías.

Consulta aquí más noticias de Granada.