Guardia Urbana de Barcelona.
Un coche de la Guardia Urbana de Barcelona. EUROPA PRESS

Los dos principales acusados del caso conocido como 'crimen de la Guardia Urbana', Rosa Peral y Albert López, han negado este viernes ante la jueza ser los responsables de la muerte del mantero que cayó por un terraplén de Montjuïc en el verano de 2014 durante un operativo en el que ambos patrullaban juntos.

La titular del juzgado de instrucción número 31 de Barcelona les ha citado este viernes como presuntos autores de un delito de homicidio, pero los dos han asegurado que el mantero cayó de forma accidental, según han explicado fuentes jurídicas.

La investigación de este caso se ha reabierto recientemente después de que una compañera de celda de Rosa Peral, ingresada en prisión por el crimen de la Urbana, asegurase que ella le confesó que López mató al vendedor ambulante.

La misma reclusa explicó ante la jueza que ello motivó el crimen en el que falleció el agente Pedro Rodríguez, que apareció calcinado cerca del pantano de Foix.

Una de las hipótesis que barajan los investigadores en relación con el crimen del urbano es que Rosa Peral y Alberto López decidieron supuestamente asesinar a Pedro R. cuando éste les amenazó con desvelar información comprometedora que los implicaba en la muerte del mantero, tras descubrir que ambos mantenían una relación sentimental a sus espaldas.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.