Hermandades saliendo de la aldea de El Rocío, en Almonte (Huelva).
Hermandades saliendo de la aldea de El Rocío, en Almonte (Huelva). EUROPA PRESS - Archivo

Los términos del contrato especifican que "los trabajos se iniciarán los días previos a la entrada de las hermandades" en los senderos y caminos de la provincia afectados por el peregrinaje, toda vez que "este año el dispositivo del Plan Romero se activa el lunes 14 de mayo".

Las labores a contratar, en cualquier caso, comprenden "la recogida diaria de los residuos producidos", su transporte y tratamiento y "la limpieza de vías de lugares de tránsito y el entorno afectado" por el peregrinaje, siendo detallado una prolija relación de espacios como la Dehesa Boyal y el Camino de Gloria de Villamanrique de la Condesa, el Camino del Moro o del Quema, la Venta Mauro, la Vereda del Camino de Aznalcázar, el parque Carlos de Mesa de Coria del Río, la zona del Lavadero de Sanlúcar la Mayor o la Hacienda Cuatrovitas, por ejemplo.

El contrato, además, incluye el "reparto a las hermandades de bolsas de basura" y labores de "información sobre la ubicación de las cubas" para "facilitar la recogida" de los residuos.

Al respecto, cabe recordar el convenio firmado hace años entre la Diputación y el Ayuntamiento de Aznalcázar, en el marco del acuerdo alcanzado para la derogación del denominado como peaje rociero, la desechada ordenanza municipal de dicha localidad destinada a gravar el tránsito y pernocta de las hermandades rocieras en los pinares de dicho municipio.

EL 'PEAJE ROCIERO'

Esta ordenanza, ya derogada en su momento merced al citado acuerdo, obligaba a las hermandades rocieras que pernoctan o sestean en los conocidos pinares de este municipio, a entregar una fianza de 3.000 euros cuya devolución estaba sujeta a la ausencia de perjuicios o desperfectos en el medio natural durante su estancia, además de una cuota de 25 euros a pagar por cada vehículo de estas comitivas rocieras.

En ese sentido, la por entonces alcaldesa de Aznalcázar, Dolores Escalona (PSOE), manifestaba a Europa Press que los ayuntamientos de Almonte e Hinojos, ambos en la provincia de Huelva, aplican medidas similares con las hermandades, detallando que la fianza de 3.000 euros por pernoctar o sestear en los pinares del municipio se aplicaría a las hermandades rocieras para prevenir cualquier daño en el medio natural.

En cuanto a la cuota de 25 euros por vehículo, explicaba que las hermandades que deciden pernoctar o sestear en los pinares de Aznalcázar generan unos gastos al Ayuntamiento en materia de seguridad, limpieza y vigilancia, con lo que argumentaba que se trataba de un modo de compensar tales costes.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.