En un comunicado, STEC ha mostrado su "preocupación" por varios motivos, como el retraso con que se aborda este "importantísimo asunto que tanta incidencia tiene en la calidad del sistema educativo".

Según STEC, otros años, a estas alturas del curso, la negociación llevaría abierta más de un mes, por lo que este sindicato pedirá mañana que la negociación del arreglo escolar de este año "no se aborde ahora con prisas" y "se le dedique el tiempo y la atención que siempre se le ha dado a este asunto".

A STEC también le preocupa el documento del que parte la negociación, en el que sigue habiendo unidades (aulas) que permanecen por encima de 25 alumnos y que no figuran como desdobladas. De confirmarse esta situación, el STEC presentará una queja formal por el incumplimiento, una vez más, del acuerdo sindical de junio de 2016.

Pero para este sindicato la negociación del arreglo escolar "no puede suponer volver a pelear para que se cumpla lo que se firmó hace dos años", además de que "las circunstancias han cambiado" y por ello planteará "un avance", la reducción de las ratios máximas.

STEC quiere abordar una progresiva reducción del límite máximo de 25 alumnos por aula empezando por la etapa de Educación Infantil.

El descenso demográfico ha supuesto una "reducción significativa" del alumnado de Educación Infantil (un descenso total en el conjunto del sistema de un 14% en los últimos cuatro años, según el sindicato), lo que, ha defendido, permite abordar una reducción de ratios.

En este sentido ha recordado las palabras del consejero de Educación, Francisco Fernández Mañanes, quien hace poco más de un mes, cuando este sindicato pidió abrir una negociación salarial para los docentes, dijo que era "mucho más importante tratar asuntos que tenían incidencia directa en la calidad como era la reducción de las ratios".

"Pues bien, ha llegado el momento de hablar de ello. Ha llegado el momento de ver el valor de la palabra del consejero: veremos si sus declaraciones fueron simplemente un salir del paso para justificar el no querer negociar salarios o si realmente hay un proyecto y una voluntad política de mejorar el sistema público con una reducción significativa de las ratios", ha indicado el sindicato.

Para el STEC esta negociación puede marcar un antes y un después en la relación con la Consejería, y ha advertido que si la Administración aprovecha el descenso demográfico para reducir aulas en la enseñanza pública manteniendo conciertos con la enseñanza privada "tendremos un conflicto muy serio".

STEC plantea que se aproveche este "bajón demográfico" para reducir las ratios, empezando por las primeras etapas, y así aumentar la calidad del sistema educativo público.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.