Banderas en la fachada del Ayuntamiento de Córdoba
Banderas en la fachada del Ayuntamiento de Córdoba EUROPA PRESS - Archivo

En una nota, han detallado que "han existido cuatro agresiones e incluso un trabajador social interino ha renunciado al puesto de trabajo debido a estas agresiones verbales y a la presión a la que están sometidos los trabajadores de este centro".

A tal efecto, y como quiera que consideran que las intervenciones por parte del Consistorio en la resolución de este "problema" se pueden "ampliar y mucho", entienden que "hay que hacer llegar varias propuestas".

De este modo, han pedido "la presencia permanente de la Policía Local en el centro de trabajo", puesto que "los trabajadores se sienten amenazados y tienen miedo, tanto en el centro como cuando salen a la calle"; la instalación de cámaras en el centro en los lugares "donde la ley lo permita, por supuesto debidamente legalizadas".

Asimismo, creen que "es necesario reforzar la zona", dado que tiene cerca de mil actuaciones al año, "triplica y sobrepasa las actuaciones en otras zonas de trabajo social comunitario".

También, piensan que "es imprescindible la normalización de un protocolo, que responda a las preguntas '¿qué hacer y qué pautas seguir a partir de que haya una agresión aunque sea verbal?'", así como que "hay que hacer una campaña educativa".

Así, han defendido que "en estos centros debe haber carteles en contra de las agresiones, dejar claro a la población que los trabajadores sociales y educadores comunitarios están en el territorio para ayudar a las personas necesitadas y que el hecho de que exista una agresión puede repercutir de forma negativa sobre las ayudas asistenciales a los usuarios", entre otras medidas que han señalado.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.