Procesionaria del pino subiendo por un tronco en Utrera
Procesionaria del pino subiendo por un tronco en Utrera EUROPA PRESS/AYUNTAMIETNO DE UTRERA - Archivo

Como ha detallado Ruiz Tutor en rueda de prensa, "el procedimiento que sigue el Ayuntamiento de Logroño para afrontar las plagas en zonas verdes está basado en una gestión integrada que aplica métodos sostenibles para mantener las poblaciones de plagas por debajo de umbrales de sostenibilidad".

Entre otros principios, "esta gestión integrada se rige por anteponer los métodos biológicos y físicos a los métodos químicos; sólo se aplicará cuando se supere el nivel de población de la plaga; y sólo se utilizan productos autorizados".

"Desde el año 2010 -ha explicado Jesús Ruiz Tutor- se viene reduciendo el uso de productos fitosanitarios de origen sintético, por otros de menor impacto o residuo cero, siendo la reducción actual del 80 por ciento".

Ha remarcado, además, que "el Ayuntamiento de Logroño está en la vanguardia nacional en la experimentación de nuevos procesos de control de malas hierbas por procedimientos con ausencia de glifosatos, como son la utilización de ácidos acéticos (vinagres concentrados); espumas biodegradables a altas temperaturas, deshidratadores mediante agua caliente, vapor o quemadores".

Con todo, el concejal delegado del área medioambiental ha recordado que la situación de las plagas, enfermedades y malas hierbas "se mantiene en límites normales".

PROCESIONARIA DEL PINO.

En primer lugar, el concejal de Medio Ambiente ha explicado cómo el Ayuntamiento de Logroño utiliza distintos métodos de control de la procesionaria del pino, un lepidóptero que utiliza como huésped a todas las especies de pinos y cedros.

Así, ha señalado, en primer lugar, la colocación de feromonas sexuales, "una técnica que analiza la curva del vuelo de la mariposa, lo que permite saber con antelación el momento en que se va a producir la eclosión de los huevos, que suele ser entre 30-40 días después del vuelo y, por lo tanto, determinar con bastante exactitud el momento en el que deben realizarse los tratamiento químicos". También se utiliza la feromona sexual como método de control mediante captura masiva.

A ello ha sumado "cortar y quemar los bolsones, durante los meses de diciembre, enero y febrero se realizan labores de vigilancia y eliminación de aquellas bolsas de procesionaria que están accesibles tanto para operarios a pie con pértigas como para maquinaria con pluma-cesta para las bolsas más elevadas".

También se rompen estos bolsones mediante balines, "en el caso de que la altura del arbolado no permita cortarlos, los bolsones se rompen por disparo de balines, que tienen incorporado un insecticida, mediante carabinas de gas comprimido". Durante esta campaña se han utilizado 1.000 de estos balines.

Ha añadido la colocación de trampas para capturar orugas, colocadas a tres metros de altura. "Están compuestas de un collar que rodea el tronco del árbol y que guía a las orugas hacia una bolsas llena de tierra en las que se meten. Este sistema permite recoger todas las orugas del árbol. Esta campaña se han colocado 35 unidades", ha dicho Ruiz Tutor.

Al final de la estación se retira el saco y se quema. La época idónea para su colocación es durante el mes de febrero, coincidiendo con los primeros descensos de las procesiones de orugas.

OTRAS PLAGAS.

En segundo lugar, Ruiz Tutor ha explicado los métodos de control que se utilizan en las zonas verdes de Logroño para las diferentes plagas, especialmente la del pulgón.

Entre las técnicas más usadas ha destacado la lucha biológica, "que consiste en la utilización de depredadores, parasitoides y otros organismos vivos que son capaces de controlar de manera natural las plagas que atacan a nuestras plantas, sin perjudicar el medio ambiente".

Durante 2017, las actuaciones por parte del Ayuntamiento de Logroño se han materializado en la suelta de Aphidius Colemani en el parque del Ebro para el control de pulgón de catalpas; fumigación en espacios como la plaza Teresa de Calcuta para el control de galeruca olmos, y en el Parque del Horcajo y Enamorados...

Otros métodos que ha citado el concejal son la endoterapia vegetal, es un método terapéutico de tratamientos fitosanitarios del arbolado urbano, que consiste en la inyección del producto fitosanitario y/o abono directamente en el sistema vascular de la planta.

Destaca por la ausencia de nebulización o atomización de productos químicos en el ambiente, suelos y aguas, así como ser totalmente inocua para la salud de las personas y animales, pudiéndose utilizar a cualquier hora del día.

Ha citado, igualmente, el reservorio de fauna "utilizado en los alcorques de Avenida de Burgos donde se han plantado gramíneas Carex para que sirvan de reservorio a insectos depredadores, sobre todo, mariquitas".

Ruiz Tutor ha reseñado, por último, la captura de topos, "que es menor plaga de lo que parece, porque se ven muchos agujeros en el suelo pero están hechos por pocos ejemplares". Además, ha explicado que estos animales "se alimentan de lombrices, que solamente viven en tierra de buena calidad, lo que nos indica que el suelo está en buen estado".

Con todo, durante esta campaña se han dispuesto trampas para topos "como una especie de prueba para ver cómo funcionan en el caso de que un día sí que se produzca una plaga de verdad", y se ha actuado en Valdegastea y en el Parque de San Antonio.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.